CIUDAD DE MÉXICO, 15 de junio.- Con el ánimo hasta el tope, la selección mexicana entrenó la mañana de ayer en el Estadio Frasqueirao de la ciudad de Natal, casa del club ABC, el equipo más representativo de la capital del estado Río Grande del Norte.

El triunfo ante Camerún en el debut mundialista ha provocado un entorno más relajado entre los futbolistas: Giovani dos Santos, Rafael Márquez y Guillermo Ochoa saludaron a los aficionados y precisamente el capitán de la escuadra tricolor habló sobre el estado anímico con el que se encuentran previo a  su segundo compromiso en esta justa ante Brasil.

Somos un gran grupo y obviamente una victoria siempre te viene bien, nos ha fortalecido y también nos ha convencido de que tenemos la capacidad de vencer a cualquiera, se está trabajando muy bien, gracias al trabajo y energía de Miguel (Herrera), que nos contagia y nos llena de ánimo; sabemos que no será sencillo vencer a Brasil, pero este equipo está listo para ese reto, esperemos salir avante el martes”, señaló el nacido en Zamora, Michoacán.

En las declaraciones de los jugadores mexicanos se refleja confianza tras haber ganado su primer compromiso, pero ahora ante Brasil en Fortaleza saben que será una prueba muy complicada y diferente.

“La victoria ya quedó atrás; no podemos confiarnos o seguir celebrando, porque en una competencia tan exigente no puedes caer en excesos de confianza, aún no hemos ganado nada y ante Brasil sabemos que será un partido muy complicado, ellos son los locales y tienen jugadores muy buenos”, sentenció el cuatro veces mundialista.