NATAL, Brasil, 14 de junio.- Con el ánimo a tope luego de su triunfo sobre Camerún en su debut en Brasil 2014, la Selección Mexicana realizó trabajo regenerativo en el Estadio Frasqueirão ABC, que fue abierto al público.

Poco después de las 11:00 horas, el equipo saltó a la cancha de este pequeño inmueble y fue vitoreado por los poco más de cien aficionados que desafiaron la lluvia previa para darle el espaldarazo a su equipo.

El delantero Oribe Peralta, autor del gol de la victoria sobre el cuadro africano, fue uno de los más ovacionados este sábado por la fiel afición, que gritaba más fuerte cuando los jugadores pasaban a un costado de la tribuna, desde donde manifestaba su apoyo.

El portero Guillermo Ochoa trotó con el resto de los jugadores que fueron titulares en el Estadio das Dunas, mientras que Alfredo Talavera y Jesús Corona adelantaron sus trabajos de estiramiento.

Posteriormente, los que fueron relevo y los que no pisaron el césped realizaron disparos a puerta, mientras que el resto continuó trotando.

Por la tarde, los jugadores, cuerpo técnico y el resto de la delegación mexicana tendrán una comida con sus familiares.

El equipo viajará este domingo a mediodía a la ciudad de Fortaleza, donde el próximo martes enfrentarán a Brasil, en juego de la segunda fecha del Grupo A del Mundial.

fdr