CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio.- Hoy rodará por vez primera Brazuca, como se conoce al balón oficial propuesto por la firma Adidas para este Mundial. Los 736 seleccionados han podido probarlo a lo largo de los entrenamientos y los jugadores del duelo inaugural entre Brasil y Croacia en la Arena Sao Paulo, tratarán de que sea su mejor “amigo” dentro del terreno de juego.

Un encuentro donde la pentacampeona, liderada esta vez por Neymar Jr (Barcelona), Thiago Silva (PSG) y Marcelo (Real Madrid), compartirá el foco de atención con el balón.

6 paneles idénticos ofrecen al esférico adherencia, estabilidad, toque y aerodinámica

Olvidado el cuero teñido de blanco y negro que conformaba los diseños de las pelotas en las décadas de los setenta, ochenta y noventa, Adidas apuesta ahora por un nuevo balón "inspirado en Brasil" y cuyo "diseño es impresionante", según el guardameta del Real Madrid y capitán de la selección española Iker Casillas.

"Adidas ha creado un balón de aspecto increíble, ideal para una competición tan grande como la Copa del Mundo de la FIFA", apuntó el defensor brasileño Daniel Alves, uno de los 600 futbolistas que testaron el nuevo esférico.

Mi primera impresión es la de un balón fantástico y lo más importante es que funciona tan bien por el suelo como por el aire. Estoy seguro de que a todos los jugadores les encantará", agregó el lateral derecho del Barcelona.

Obligado a dejar atrás el aciago recuerdo de Jabulani, al que los participantes en el pasado Mundial de Sudáfrica definieron como "un balón de playa", Adidas confió el diseño de Brazuca a seis paneles idénticos que otorgan al esférico adherencia, estabilidad, toque y aerodinámica.

Características difícilmente atribuibles al segundo de los dos balones utilizados por Argentina y Uruguay en la final del Mundial de Montevideo en 1930, cuando el cuadro local remontó tras introducir uno de mayores dimensiones en la segunda mitad.

1978 Tango rompe con los esquemas del balón tradicional

En la historia de los Mundiales, sin embargo, quien ocupa un lugar preferencial es Tango, un modelo introducido en el año 1978 y que significó la ruptura de la combinación de hexágonos y pentágonos negros y blancos.

Los veinte paneles y las tríadas de color negro estuvieron presentes en las citas de España, México, Italia y Estados Unidos entre los años 1982 y 1994, cuando la firma deportiva puso fin a un modelo legendario.

Francia'98 dio paso al color azul, inicio de una controversia que acompañaría a los balones empleados sucesivamente en Corea y Japón, Alemania y Sudáfrica, donde el citado "balón de playa" sucumbió al juego asociativo de la selección de España.

Brazuca Final Rio

Se trata de una variación estilizada del Brazuca, el balón oficial que será usado en los otros 63 partidos del Mundial.

En el balón de la final los dibujos son semejantes a los del Brazuca pero, en el lugar de líneas de cuatro colores (negro, verde, azul y anaranjado), tiene líneas tricolores, ya que el azul y el naranja fueron sustituidos por el dorado como símbolo de un título mundial.

De acuerdo con la FIFA, tanto el Brazuca como el Brazuca Final Rio fueron sometidos a "exhaustivos procesos de control de más de dos años y medio en el que participaron más de 600 de los mejores futbolistas del planeta y 30 equipos de 10 países y tres continentes".

Agregó que la tecnología incorporada en la cámara y en la cubierta de los dos balones del Mundial 2014 es idéntica a las del Tango 12 (Eurocopa 2012) y del Cafusa (Copa Confederaciones 2013).