CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio.- Las 24 horas de Le Mans hace mucho que dejaron de ser una carrera de pura resistencia. En los últimos años, la velocidad tope se ha convertido en un factor importante para la victoria, y con ello, se incrementó el número de accidentes en el circuito de La Sarthe. La edición 2014 no podría estar exenta de esto.

El francés Loic Duval no podrá revalidar su corona obtenida en 2013 luego del fuerte accidente que sufrió durante la práctica número uno de ayer, previo al inicio de la carrera que se dará este sábado a las 15 horas tiempo de Francia (08:00 horas de México).

Duval impactó el Audi R18 marcado con el número 1 en las curvas Porsche. El prototipo quedó destruido, y hubo necesidad de trasladar al piloto al hospital para realizarse una revisión extensa. Loic fue llevado al nosocomio consciente y hablando, sin embargo, dolores en diversas partes del cuerpo le impedirán tomar parte con sus compañeros; el danés Tom Kristenssen y el brasileño Lucas di Grassi. Su lugar lo tomará el español Marc Gené.

La marca de los cuatro aros aún no conoce las causas que llevaron al accidente acontecido alrededor de las 17:00 horas, tiempo de Francia.

Porsche, con la pole

La marca alemana Porsche, que regresa este año a la competencia dentro de la categoría mayor en las 24 horas de Le Mans tras 15 años de ausencia, consiguió el mejor registro en el entrenamiento de calificación realizado la noche de ayer en La Sarthe.

El neozelandés Brendon Hartley cronometró 3:23.157 minutos para conseguir el mejor registro abordo del Porsche 919 que comparte con el australiano Mark Webber y el alemán Timo Bernhard, marcado con el número 20.

Hartley presentó problemas hidráulicos durante la sesión, a pesar de ello, superó a su compañero suizo Neel Jani, quien se encuentra en los controles del otro Porsche 919 inscrito dentro de la división LMP1.

“La sesión de esta tarde fue realmente difícil para nosotros, porque no teníamos la puesta a punto correcta, pero para la noche todo cambió”, expresó el neozelandés.

La marca japonesa Toyota, actual líder de la clasificación general del Campeonato Mundial de Resistencia (FIA WEC por sus siglas en inglés), colocó a la tripleta conformada por el austriaco Alexander Wurz, el francés Stéphane Sarrazin y el japonés Kazuki Nakajima, en la tercera plaza (3:25.313 minutos).

Los nipones han ganado las dos primeras fechas desarrolladas en Inglaterra y Bélgica.

El mejor Audi R18 se situó en la quinta plaza, manejado por Marcel Fassler, André Loptterer y Benoit Tréluyer, con una desventaja de 3.213 segundos respecto a los punteros.

Audi ganó la edición anterior.