LOS ÁNGELES, 10 de junio.- El dueño de los Clippers de Los Ángeles, Donald Sterling, retiró su apoyo a un acuerdo para vender el equipo al ex director ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer y mantendrá su demanda federal por mil millones de dólares contra la NBA, dijo su abogado.

Recibimos instrucciones para continuar con la demanda", dijo el abogado Maxwell Blecher, quien añadió que Sterling no firmará el acuerdo para vender al equipo.

Donald Sterling envió un comunicado de una página, fechado el lunes, titulado "El equipo no está a la venta" y además dijo "desde el comienzo, no he querido vender a los Clippers de Los Ángeles".

La venta por dos mil millones de dólares fue negociada por su esposa Shelly Sterling.

2.5 millones recibió Sterling de multa

La demanda alega que la liga violó los derechos constitucionales de Sterling al respaldarse en información proveniente de una grabación "ilegal". También señala que la NBA faltó al contrato por multar a Sterling con 2.5 millones de dólares y además violó las leyes antimonopolio por obligarlo a vender.

"He decidido que pelearé por proteger mis derechos", afirmó Donald Sterling. "Aunque mi posición podría no ser popular, creo que mi derecho a la privacidad y la preservación de mis derechos no deben ser pisoteados. Amo al equipo y he dedicado 33 años de mi vida a la organización. Intentaré pelear para mantener al equipo".

La semana pasada, Sterling había aceptado firmar el pacto y desistir de la demanda asumiendo que "todas las diferencias fueron resueltas", según sus abogados. Pero individuos cercanos a las negociaciones que no estaban autorizados a hablar públicamente, informaron que decidió no firmar los papeles luego de enterarse que la NBA no iba a revocar su veto de por vida y la multa que le impuso.

Nunca hubo una discusión que involucrara a la NBA donde modificáramos el castigo al señor Sterling, de ninguna forma cualquiera que ésta fuera. Cualquier insinuación contraria es una completa fabricación", dijo el vocero de la NBA, Mike Bass.

ald