TERESÓPOLIS, 8 de junio.- Neymar arropó hoy a un niño que saltó la valla, burló a los agentes de seguridad y se infiltró en el entrenamiento de la selección brasileña en Teresópolis, a cuatro días del inicio del Mundial.

 

El delantero de la Canarinha corrió el campo entero para acudir al rescate del niño y evitar que fuera expulsado, después de que dos agentes de seguridad le dieran alcance en una portería de la segunda cancha de la Granja Comary, 'cuartel general' de Brasil.

Después Neymar llevó al 'invasor' al lado de varios de sus compañeros de equipo y juntos se tomaron unas fotografías, antes de dejar que el niño, de unos diez años de edad, se marchase.

La selección brasileña se dio hoy un baño de masas en su regreso a los entrenamientos, después de tomarse un día de descanso tras el amistoso que ganó a Serbia por 1-0 el pasado viernes.

Centenares de personas recibieron a la selección a su llegada en Teresópolis y decenas de aficionados vieron el entrenamiento desde la valla que separa la Granja Comary de una urbanización de lujo, de acceso restringido.

Los niños y adolescentes que presenciaron el ejercicio gritaban constantemente el nombre de Neymar, figura de la selección anfitriona, que debutará el próximo jueves en el Mundial ante Croacia.

El equipo brasileño realizó un entrenamiento ligero con balón por cerca de una hora y media.

Brasil se entrenará mañana y el martes en Teresópolis, antes de viajar a Sao Paulo, ciudad en la que se celebrará el partido inaugural del Mundial. 

cmb