CIUDAD DE MÉXICO, 5 de junio.- El último escollo en el camino a un tricampeonato del Heat de Miami son los Spurs de San Antonio. Como hace un año ambas escuadras chocarán a partir de hoy por el cetro de la NBA, en una serie cuyo vencedor alcanzará un sitio especial en la historia de la liga.

Para el Heat este título completaría una colección de tres anillos de monarca en fila, con lo que se uniría a las dinastías de los Lakers de Minneapolis (1952-1954), Celtics (1959-1966), Toros de Chicago (1991-1993 y 1996-1998) y Lakers de Los Ángeles (2000-2002) en haber conseguido tal hazaña.

En Miami sigue viva esa máxima que surgió en el verano de 2010 cuando LeBron James y Chris Bosh rompieron con los Cavaliers y los Raptors, respectivamente, para unirse a Dwayne Wade y crear un equipo que marcara una era en la NBA.

Desde ese año no han fallado en su intento por llegar a las Finales, siendo la serie por el campeonato de 2011 la única en la que han salido con la mirada al piso tras caer con los Mavericks; después de esa decepción, han victimado al Thunder y a los Spurs.

En San Antonio sigue retumbando con fuerza el recuerdo de una increíble derrota en las Finales de 2013, a las que llegaron al último minuto del sexto juego, cuando lideraban la serie 3-2, con una ventaja de cinco puntos que se desvaneció con triples de James y Ray Allen, que mandaron el duelo a la prórroga y en el que el Heat se impondría, para luego lograr el título en el séptimo encuentro en Miami.

En los campos de entrenamiento previo al inicio de esta campaña, el coach Gregg Popovich manifestó que el video de ese sexto duelo era algo muy doloroso de analizar para él, su staff y sus jugadores, y no sabía, en ese momento, si tendrían una oportunidad tan clara para coronarse como la que habían desperdiciado.

Con el paso del tiempo los Spurs están una vez más en la antesala de hacer más grande su legado al buscar su quinto campeonato desde que Tim Duncan llegó al equipo en 1997.

San Antonio ha marcado una época dorada con los títulos de 1998, 2003, 2005 y 2007 y la única vez que han fallado en su intento de ser campeones tras llegar a las Finales se presentó el año pasado ante Miami.

Duncan es el único jugador activo del primer título de San Antonio, y al lado del francés Tony Parker y el argentino Manu Ginóbili alcanzó los siguientes tres cetros, para el tridente que esta campaña se convirtió en el trío más ganador en la historia de la postemporada con 114 victorias.

Así el reto del Heat para lograr el tricampeonato, y el cuarto título en su historia al sumar el de 2006 con Wade como líder, es contra la mayor potencia de la Conferencia Oeste.