CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo.- Gabriel Muniz volvió a sorprender con la magia que posee al dominar el esférico en un centro comercial de Hong Kong. El joven de 13 años no tiene pies, debido a que nació con una malformación genética.

El niño brasileño realizó sus habilidades con el esférico en un acto promocional.

Hace unos años, Gabriel Muniz ya cumplió uno de sus años al conocer a Lionel Messi e intercambiar pases con el argentino. En aquella ocasión fue invitado por la escuela de futbol del Barcelona a pasar unos días en la capital catalana, donde conoció a la plantilla del equipo.

En aquél encuentro, Muniz quedó en reencontrarse en el Mundial de Brasil.

ald