CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo.- La petición que hizo el presidente Enrique Peña Nieto a la Selección Nacional de regresar con la Copa del Mundo de Brasil fue bien recibida por el directivo Ricardo Peláez.

El director deportivo del Tricolor afirmó que es bueno para el grupo establecer objetivos ambiciosos, aunque también sabe que deberán redoblar esfuerzos para cumplir con ellos.

Las metas tienen que ser altas y estamos pensando en grande. Primeramente Dios hay que trabajar fuerte para lograrlo. Estoy muy agradecido por el gran apoyo, aunque no sólo del Presidente, sino que todo mundo está muy comprometido”, comentó de manera escueta antes de abordar el autobús que transportó al representativo nacional, a familiares y directivos al Centro de Alto Rendimiento.

Por separado, Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Futbol, recordó lo complicado que fue la obtención del boleto a Brasil, aunque no se detuvo demasiado a lamentar lo sucedido.

El mandamás prefirió destacar el apoyo con el que contará el representativo nacional en la aventura que tendrá por el  territorio amazónico

Confiamos plenamente en nuestros seleccionados, ellos reconocen que no es negociable vestir la camiseta verde y que en 90 minutos se brinda la oportunidad de reescribir la historia.

Nuestros seleccionados reconocen el apoyo que tienen de la afición, de sus equipos y por supuesto de sus familias, que soportan largas ausencias y comparten ansiedades con alegrías, tristezas y sentimientos a tope. Nuestra Selección no viajará sola”, destacó Justino Compeán.

Finalmente, el capitán Rafael Márquez, quien jugará su cuarto Mundial, se sumó al optimismo  de los directivos y señaló que los jugadores cuentan con “la posibilidad de romper barreras, de imponer nuevas metas y de cumplir sueños”.

El equipo tricolor trabajó durante la tarde de ayer bajo el mando de Miguel Herrera para preparar el partido frente a la selección de Israel de esta noche, el cual será el último encuentro del Tricolor en suelo nacional.

Cuauhtémoc Blanco, quien no acudió a la ceremonia de abanderamiento realizado en Palacio Nacional, sí entrenó con el equipo y se espera que pueda jugar entre 15 y 20 minutos esta noche.