MIAMI, 27 de mayo.- Frank Vogel permaneció recargado contra la pared, y aparentaba estar perfectamente tranquilo. Espera que sus Pacers de Indiana puedan mostrar la misma actitud.

La temporada de grandes expectativas de los Pacers parece ahora en un problema enorme. El Heat de Miami tiene una ventaja de 3-1 en la serie final de la Conferencia del Este y podría resolverla en el quinto partido, la noche del miércoles en Indianápolis.

El Heat ha obtenido tres victorias consecutivas, y se encuentra ahora a una más para terminar la campaña de los Pacers por tercer año consecutivo.

"Pienso que siempre que uno pierde tres partidos seguidos en los playoffs se estremece algo la confianza de uno", dijo el martes el entrenador de los Pacers en el vestíbulo de un hotel de Miami antes de que su equipo se dirigiera al aeropuerto.

Pero no nos podemos preocupar por eso. De todo lo que nos tenemos que preocupar es de recuperarnos y ganar el quinto partido, y de darnos una oportunidad para venir aquí y ganar un juego.

Hemos ganado un juego en cada serie de postemporada que hemos jugado aquí en los dos últimos años. Deberíamos tener confianza de que podemos hacer eso".

Es innecesario preguntarse si la confianza está a la baja, en momentos en que los Pacers parecen resquebrajarse.

Hay algunas cuestiones preocupantes en las últimas tres derrotas de los Pacers: Actuaron con indecisión hacia el final para perder el segundo partido en casa; desperdiciaron una ventaja de 15 puntos en Miami en el tercer encuentro; Lance Stephenson no pudo responder en el cuarto, luego de retar a LeBron James, Roy Hibbert no logró anotar un punto el lunes, y Paul George y David West culparon a los árbitros de su derrota.

"Cocinado en casa", dijo George, en referencia a que el Heat fue favorecido como local. West agregó "aprendimos algunas reglas nuevas".

Vogel dijo que no estaba molesto por lo que dijo George, y se negó a decir si los Pacers apelarían ante la liga respecto a algunos puntos marcados por los árbitros en el cuarto partido. A la liga, sin embargo, no le agradaron los comentarios de George y multó el martes a los Pacers con 25.000 dólares por críticas públicas a los árbitros.

A pesar de la multa y las preocupaciones de George, Indiana —apuntalado por una ventaja de 37-15 en el primer partido— ha tenido 94 tiros libres en la serie, frente a 87 de Miami, y al Heat le han marcado cuatro faltas más.

"No podemos controlar lo que marcan los árbitros", dijo Vogel. "Tenemos que preocuparnos sobre lo que podemos controlar: nuestros balones perdidos, nuestra selección de disparos, nuestros pases, nuestra defensa".

cmb