CIUDAD DE MÉXICO, 24 de mayo.- En 1974 Enrique Cerezo era un jovencito de 26 años, aspirante a productor de cine y que no sabía que el destino lo llevaría a la presidencia del equipo de sus sueños: el Atlético de Madrid. En esa época, aquel muchachito se llevaba las manos a la cabeza al ver cómo el Bayern Múnich de Beckenbauer les arrebató la posibilidad a los rojiblancos de triunfar por Europa y los condenaba a no volver a una instancia final hasta 40 años más tarde.

Estaba viendo la final desde la televisión. Fue un trago muy complicado, nos ganan casi de último minuto y fue una cuestión muy, complicada de superar, pero eso es el pasado y ahora yo y toda la afición tenemos una revancha 40 años después”, dijo Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, a Excélsior.

Enrique Cerezo se convirtió en productor de cine y se volvió
accionista del Atlético de Madrid. En 2003 llegó a la presidencia del equipo y en 2011 contrató a un técnico que era recordado en el barrio de los Manzanares por los éxitos en su etapa como futbolista rojiblanco: Diego Simeone, quien estrechó la mano del directivo y ahí comenzó una nueva era de éxitos para el empolvado tercer mejor equipo de la Liga española.

Siempre tuvimos buenas referencias de él como jugador y como entrenador. Él fue un gran jugador del Atlético de Madrid desde siempre, estamos encantados con sus rendimientos y contentos que haya regresado”, comentó Cerezo.

El Cholo Simeone tomó las riendas del equipo, ganó la Europa League y la Supercopa, sumó la Copa del Rey ganándole al Madrid después de 14 años de maldición. Alcanzó 16 victorias consecutivas en Europa y 23 partidos seguidos sin perder en el torneo local, festejó el título de Liga en la casa del Barcelona y llevó de nuevo al Atlético a la final de la Champions League. Un éxito para la filosofía del técnico argentino, la mejor producción de Enrique Cerezo en su vida.

Estamos intentando volver a colocarnos entre los puestos más importantes de la Liga española. Lo hemos logrado, cumplimos el objetivo y también debemos empezar a pensar en el año que viene”, explicó el presidente del Atlético. “La verdad hemos tenido una temporada de mucho trabajo, de mucho esfuerzo y mucha ilusión. Al final conseguimos lo que todos queríamos, una final de la Champions, ganar la Liga y una semifinal de la Copa del Rey”, complementó Cerezo.

Simeone se erigió como el líder, estrechó aún más los lazos con el aficionado del Atlético y se convirtió en la principal amenaza de los equipos que dominaban la Liga. Con el título liguero rompió el binomio del Real Madrid y el Barcelona, y hoy permitirá que aquella afición, que al igual que el jovencito que miraba a través del televisor cómo los suyos lamentaban la derrota contra el Múnich, tengan la posibilidad de festejar un título de Champions League 40 años después.

Diego Simeone es el superlíder del Atlético de Madrid, le debemos una Liga, una Copa de la UEFA y posiblemente una Champions.”

¿Dicen que la Champions League sólo la ganan los equipos que se consideran ricos?

No, nosotros no somos ricos y estamos aquí.

¿La historia reciente del Atlético de Madrid merece una película?

Sí, este equipo ya suma varios campeonatos y el título para esta bonita película sería ‘Un equipo para la eternidad’.