BARCELONA, 21 de mayo.- El asturiano Luis Enrique Martínez, nuevo entrenador del Barcelona para las dos próximas temporadas, anunció un año de cambios, en el que el club azulgrana se quedará "con todos los jugadores importantes" que tiene en la plantilla y se reforzará "en todas las líneas".

Luis Enrique Martínez vivió su primer día como barcelonista con la intensidad que le caracteriza. Mandó guiños a Pep Guardiola y a Louis van Gaal, también a Leo Messi y a Javier Mascherano, y solo en el caso de Xavi Hernández dejó una duda razonable sobre los planes de futuro que tiene para él, algo que se decidirá tras el Mundial.

"Llego dispuesto a disfrutar muchísimo", dijo Luis Enrique, quien no siente vértigo ante el reto que se le presenta y aplazó las decisiones sobre altas y bajas a los próximos días, en las reuniones que mantendrá con el director deportivo, Andoni Zubizarreta.

El nuevo técnico del Barça aseguró que este año "va a haber cambios" y anunció, sin concretar ninguno, refuerzos en todas las posiciones. "El club lo sabe, nos reforzaremos en todas las líneas, será lo mejor para todos", insistió.

Se refirió a las declaraciones realizadas por Leo Messi a su llegada a Argentina - "Si no me quieren o dudan de mí, no tengo problema en irme"- y dijo que está "encantado" de tener al mejor jugador del mundo en la plantilla.

"Es algo que me motiva mucho (recuperar la mejor versión del argentino). Él está encantado de estar aquí, el club le acaba de renovar y no puede haber un nexo de unión más grande", insistió Luis Enrique.

Cree el técnico que Messi aporta "muchas más cosas que goles" e indicó que el argentino "va a ser un referente único". Luis Enrique ha dado el papel protagonista a Messi, pero también a Iniesta, a Neymar y a los jugadores importantes de la plantilla, así como "a todos los jóvenes de la cantera", a los que va exigir "muchísima hambre".

"Vamos a reforzar lo que tenemos y a fiarnos de todo lo que tenemos por detrás", insistió el asturiano.

El entrenador del Barça también habló sobre Xavi Hernández: "Es un amigo y un ex compañero. Podría hablar maravillas de él. Ya llegará el momento de sentarnos a hablar y ver por dónde van los tiros. En los próximos días iremos decidiendo cosas", comentó el técnico.

A Javier Mascherano lo ve como "un ejemplo claro" de lo que puede ser un capitán. No quiso personalizar cuando se le preguntó por el futuro de Cesc Fàbregas o el papel en esta temporada de Neymar.

Luis Enrique afronta el reto sin miedo. "No me comparéis con Pep", pidió el técnico, quien alabó el trabajo de Guardiola en pasadas temporadas.

Me quito el sombrero como profesional por lo que ha hecho y le mando un abrazo muy fuerte. Yo no le tengo miedo a nada, es uno de los días más importantes de mi carrera", repitió el técnico.

Asegura que ni se parece a Diego Simeone ni a Pep Guardiola. "Son dos técnicos muy admirados por mí y yo inicio prácticamente mi camino. Veremos si estamos a la altura", dijo.

Y cuando se le preguntó si iba a poner en práctica una política de "mano dura", lanzó un guiño al holandés Louis van Gaal. "Yo siempre positivo. Voy a gestionar como siempre, como lo hice aquí, en la Roma o en el Celta", indicó.

Los futbolistas son personas, juegan muy bien, los admiro como socio y aficionado y les ayudaré. Mi trabajo es que ese objetivo sea global, no individual. No necesitan mano dura, sino comunicación, ir juntos de la mano, soy muy exigente. Lo más importante es que los jugadores disfruten de los entrenamientos, que disfruten de su profesión, una profesión que pasa muy rápido", dijo.

Promete jugar siempre al ataque. "Intentaremos hacer ese futbol atractivo que ha enganchado a millones de personas en el mundo. Vamos a jugar de la misma manera, le daremos los matices precisos y espero encontrar una versión muy efectiva y atractiva. Me veo capaz, creo que puedo aportar cosas a los jugadores y al club", insistió.

Y otro de sus trabajos será gestionar un vestuario como el del Barcelona. "Hay una serie de jugadores que tienen más peso específico que otros, pero todos tienen que sumar y hay que gestionar el grupo", comentó Luis Enrique, quien ha integrado en su grupo de trabajo a un psicólogo, Joaquín Valdés.

ald