CIUDAD DE MÉXICO, 21 de mayo.- Juan Carlos Medina vivió uno de los días más difíciles de su vida: una lesión en el tobillo derecho, que venía arrastrando desde hace algunos meses, le arrebató el sueño de jugar la Copa del Mundo con la Selección Mexicana, por lo que el Negro fue dado de baja de la lista final, diez días después de que había reportado a la convocatoria de Miguel Herrera.

Desde el pasado viernes la lesión de Medina se agudizó, y este lunes en la última revisión médica se llegó a la conclusión de que el aún jugador de las Águilas del América requiere  cirugía en el tobillo derecho, porque el dolor no le iba a permitir estar al ciento por ciento y por tal razón tuvo que decirle adiós a su gran sueño.

Desconsolado por la mala noticia y aún en shock, el mediocampista prefirió no hablar mucho de la complicada situación por la que está pasando.

No quiero hablar en este momento, es algo muy difícil de asimilar y espero lo entiendan. Los doctores de la Selección ya darán más detalles de esto, yo estoy muy triste y no tengo palabras para explicar lo que me está pasando. Dios sabe porque me pone estas pruebas”, dijo con voz entrecortada.

La Dirección de Selecciones Nacionales explicó la lesión que marginó a Juan Carlos del Mundial, y confirmó que su lugar sería ocupado con el lateral izquierdo del Toluca, Miguel Ponce.

Tras los estudios necesarios se encontró un pinzamiento anterolateral del tobillo, lo que lo limita a realizar su actividad al ciento por ciento. Tras el diagnóstico del médico especialista, y para su pronta recuperación y solución definitiva, Medina requiere de una cirugía. En su lugar, el cuerpo técnico convocó a Miguel Ponce del Club Toluca”, informó el comunicado de la FMF.

Las malas noticias se han apoderado de la figura de Medina, ya que recientemente también se confirmó que el América lo puso transferible tras un semestre irregular en el que perdió la titularidad, en gran motivo por esa lesión que aquejaba en el tobillo derecho. Y ahora su gran anhelo de ser mundialista también se esfuma, Medina tendrá que operarse lo más rápido posible para poder estar de vuelta antes de que arranque el próximo torneo.

Será este miércoles a las nueve de la mañana cuando reporte Miguel Ponce, quien se unirá al grupo que ya está al mando del Piojo Herrera. Los únicos que faltan por reportar son los campeones del León, Rafael Márquez, Carlos Peña, Luis Montes y Juan José Vázquez además de los europeos Giovani dos Santos y Héctor Moreno.

Miguel Ponce llegaba a Sacramento

Sentado en su camioneta y llegando a la ciudad de Sacramento, California, el teléfono de Miguel Ponce sonó, y al contestar la llamada su cara se iluminó al saber que había sido incluido en la lista final de 23 jugadores que representarán a México en la próxima Copa del Mundo.

La mala fortuna de Juan Carlos Medina se convirtió en una de las alegrías más grandes que ha vivido como futbolista el apodado Pocho.

Me agarraron en la carretera, venía manejando desde Tijuana y justo estaba entrando a la ciudad de Sacramento, California, porque yo venía a visitar a la familia que tengo por acá. Me dijeron que tenía que presentarme en el CAR lo más pronto posible y que tenía que cortar mis vacaciones, pero con ese motivo pues con mucho gusto corto con las vacaciones que tenía, no me la creía la verdad”, relató el lateral izquierdo.

Ponce reconoció que este llamado fue totalmente inesperado, pero al momento de confirmarse la noticia no dudó en señalarlo como uno de los días más felices de su vida. 

Ya estaban integrados los 23 jugadores que iban a asistir al Mundial, pero sí tenía una velita prendida. Es uno de los días más felices de mi vida, uno de los mejores momentos de toda mi carrera como futbolista, ya viví uno inolvidable en los Juegos Olímpicos, pero la verdad que esta noticia me deja sin palabras. Es muy difícil describir cómo me siento en estos momentos”, dijo emocionado.

Ponce era uno de los siete jugadores que completaban la lista de 30 que la Dirección de Selecciones Nacionales mandó a la FIFA, uno de los siete que estaban a la espera de una inclusin al selecto convoy mundialista, y ser la primera opción de Miguel Herrera para sustituir al lesionado Medina es un motivo de orgullo y regocijo para el Pocho.  

“Me siento muy feliz porque eran seis más los que estaban en esa lista y yo fui la primera opción en la que él se fijo. Estoy muy contento a pesar de que tuvieron que pasar muchas cosas para que pudiera estar ahí.”

El cambio de Chivas a Toluca fue fundamental para que Ponce fuera tomado de nueva cuenta en el Tricolor, pero José Saturnino Cardozo pudo rescatarlo.

Fue una etapa difícil la que viví en Chivas y estos seis meses con Toluca me bastaron para retomar mi nivel, desde el primer momento que llegué se sentía otra vibra. Sabía que ahí me iba a ir bastante bien. Fue muy importante tener a un entrenador exigente que sacó mi mejor futbol y mi verdadero nivel, siento que su apoyo fue muy importante para ese resurgimiento”, dijo.

 

Sueños que se esfuman

Ninguna lesión de un seleccionado nacional ha resultado tan difícil de sobrellevar como resultó la del tapatío Alberto Onofre, un genio de las Chivas que causó baja del Tricolor a sólo cuatro días de que comenzara el Mundial de México 1970. 

Gracias a la calidad que derrochó en el Guadalajara,  se pensaba que Onofre podía ser el  jugador que cambiaría la historia del futbol mexicano, aunque no pudo cumplirlo por un error propio. Era el arquitecto del Rebaño, uno de los jugadores más finos del que se tenga memoria, y el eje del esquema del seleccionador Raúl Cárdenas. 

Cuatro días antes de que el Tri debutara en la Copa del Mundo, Onofre se resbaló y chocó contra su compañero Juan Manuel Alejándrez, defensa del Cruz Azul. Los resultados de los exámenes indicaron que se había fracturado la tibia y el peroné. 

No sé por qué me cambié los zapatos, faltaba poco para que acabara el partido, pude haber aguantado. Alejándrez estaba bien macizo, llegué con las piernas flojas, en el aire, y ahí fue donde se produjo la lesión”, mencionó el fino exmediocampista del Guadalajara y del Tricolor en una entrevista colgada en Youtube, en la que también menciona que “era mi mejor momento”.