CIUDAD DE MÉXICO, 20 de mayo.- Entre aplausos y vítores ofrecieron el equipo de basquetbol de los niños triquis ofreció un juego de exhibición en el gimnasio del Deportivo Azcapotzalco, con su mayor atractivo de hacerlo descalzos, como caminan en su natal estado de Oaxaca.

Cerca del millar de personas se congregaron en las gradas del escenario, donde para ingresar tuvieron que depositar monedas o billetes en una ánfora de plástico, para ayudar a cubrir los gastos de transporte y hospedaje de los chicos en sus presentaciones.

Además, para recabar fondos que costearán los gastos en la próxima gira a Barcelona, España, así como otras competencias que les permitirán mantener y mejorar su nivel competitivo.

La presentación fue una diversión para estos niños, que llevan promedio superior al ocho de calificación en la escuela, por ello disfrutaron al máximo y hasta hubo jugadas de fantasía de Imanol Ramírez, quien se llevó cascadas de aplausos.

En una parte de la grada salieron a relucir matracas y tambores para festejar cada vez que el balón entró por el aro, en una exhibición de esos niños con cuerpos frágiles, pero a la vez ágiles como unas gacelas.

El marcador finalizó a favor del equipo Triqui A, por 30 a 14 sobre el Triqui B, pero fue la menor de las preocupaciones para los aficionados, quienes disfrutaron al máximo la exhibición de estos niños, quienes han alcanzado la cima mundial.

cmb