ATLANTA, 20 de mayo.- El Super Bowl de 2018 se jugará en Minneapolis, decidieron el martes los dueños de equipos de la NFL.

La liga premió a los Vikings por construir un estadio nuevo para reemplazar al viejo Metrodome, y eligió a Minneapolis en una votación contra Nueva Orleáns e Indianápolis.

El partido que decide el campeón de la NFL se jugará en Minneapolis por segunda ocasión. En 1992, Washington derrotó a Buffalo en esa ciudad.

El nuevo estadio de Minneapolis, que se construye a un costo de mil millones de dólares, será inaugurado en 2016.

Nueva Orleáns ha albergado el Super Bowl 10 veces.

El Super Bowl del próximo año es en Glendale, Arizona, y luego será en Santa Clara, California, y Houston.

cmb