CIUDAD DE MÉXICO, 20 de mayo.- En el estado de Paraná, Brasil, existe una liga de futbol americano conformada por ocho equipos. Existen los campeones Cocodrilos, los Brown Spiders, los Guardian Saints, el Paraná PH, Opçao Pyros, Legends, Knights y los Black Sharks.

Los llamados Tubaroes Negros (Tiburones Negros) de Iguazú, quienes obtuvieron su primer triunfo en casa (28-20 ante los Brown Spiders de Curitiba), debutaron el domingo a un mariscal de campo, cuyas 250 yardas y tres pases de anotación ayudaron para dicha victoria.

Se trata de Mario Trujillo, chilango de 26 años que jugó para los Correcaminos de Ciudad Victoria y los Burros Blancos del IPN. Sus 70 kilogramos de peso y sus 1.67 metros de estatura no fueron impedimento para que el número 5 de los Black Sharks iniciara con el pie derecho su aventura en un emparrillado a más de siete mil kilómetros del Distrito Federal. 

¿En dónde?

Así respondió hace unas semanas Mario a la propuesta del promotor Paco Hernández, quien se acercó al mexicano para proponerle aceptara la propuesta de irse a jugar futbol americano en una ciudad turística de Brasil.

Me dijo que era una liga semi profesional, que me pagarían unos 800 reales mensuales (algo así como cinco mil pesos), además de casa y comida. En un principio te suena como una idea extraña, pero el jugar futbol americano en otro país siempre va a ser un reto interesante”.

Mario Trujillo aceptó la propuesta y el pasado 15 de mayo pisó territorio paranaense. Llegó a Foz de Iguazú, ciudad con apenas 256 mil habitantes, donde hay italianos, alemanes, libaneses, chinos, ucranianos, japoneses, argentinos y paraguayos, claro, además de brasileños. Una zona turística, en la frontera con Argentina y Paraguay, donde predomina la gente de piel blanca y “hay mujeres hermosas y rubias”.

Trujillo, el mexicano, no sería el único refuerzo para este equipo de ‘futebol americano’ que necesita dos victorias más para estar en una final en la que seguramente el rival a vencer será el Cocodriles de Curitiba. También llegó  el estadunidense Devon Holmes (16), receptor abierto. El otro norteamericano que llegó hace tres semanas es el corredor de poder Gus Duke (6).

Vivo en una casa de tres recámaras, con Gus y Devon. Los tres somos los únicos extranjeros en el equipo. Los tres terminamos nuestra elegibilidad escolar y llegamos hasta estas tierras para aventurarnos en otro futbol americano. ¿En qué idioma me defiendo por acá? Ahorita mastico el spanglish y el portuñol”.

De hecho, en las prácticas y en su primer partido como mariscal titular de los Black Sharks, Trujillo mandó las jugadas en español “porque de todos modos me entienden los jugadores”.

Es poco el tiempo que Mario lleva en Foz de Iguazú, aunque el suficiente para darse cuenta que el futbol americano que se juega en este territorio brasileño es más lento que el nuestro, aunque cuenta con jugadores de gran peso.

Acá me preguntan que si el futbol americano de México es mejor al suyo. La verdad es que sí”. Y la prueba la dio el mariscal mexicano, quien con sus 70 kilogramos de peso y sus 1.67 metros de estatura puso el ejemplo ante rivales mayores a los 1.90 metros de estatura y 120 kilogramos de peso. Su velocidad y puntería le dieron a los  escualos el primer triunfo en casa y la esperanza de avanzar en la tabla, en la que actualmente son sextos de ocho equipos.

Aunque se trata de un país en donde el futbol soccer es el que manda, Mario argumenta que “también hay aficionados para el futbol americano. No sé si las televisoras se interesan por difundir esta liga, pero los diarios locales ponen atención en el campeonato paranaense y la prensa se acerca para realizar entrevistas”.

El mexicano se ilusiona con realizar un buen trabajo en las dos temporadas para las que fue contratado. Por lo pronto comenzó como titular y no defraudó a la directiva.

“El próximo partido será crucial, pues jugaremos de nuevo en nuestro estadio y recibiremos a los Cocodrilos de Curitiba. Son los actuales campeones, van invictos y lideran la tabla”.

Primera victoria en casa

La Gazeta de Iguazú dedicó la foto principal de su edición de ayer al primer triunfo de los Black Sharks. En la contraportada de la misma narra el triunfo ante los Brown Spiders y la esperanza de adelantarse en la tabla. Si bien no menciona directamente al mariscal Mario Trujillo, sí argumenta que los refuerzos han hecho un buen trabajo, así como agradece el apoyo de la torcida.

Hay una pequeña entrevista con Marcos Vasconcelos, presidente del equipo, quien explica que, más allá de los triunfos obtenidos “ nuestro objetivo es divulgar el deporte que amamos y poner el nombre de nuestra ciudad en todo lo alto”.

A Mario Trujillo no dejan de llegarle felicitaciones de amigos en su perfil de Facebook, quienes se han enterado que el Perrii Trujillo está haciendo de las suyas en el emparrillado brasileño.

Para Mario es tan sólo el inicio de una aventura, a más de siete mil kilómetros del Distrito Federal.

Y siguen los Cocodrilos.