2 de los heridos sufren fracturas en las piernas y otros dos, contusiones.

PAMPLONA, ESPAÑA, 19 de mayo.- Unas cuarenta personas, de las que seis han sido trasladadas al hospital, han resultado heridas esta tarde en una avalancha registrada en el estadio de el Sadar, durante el encuentro Osasuna-Betis, según ha informado el Gobierno de Navarra.

La misma fuente ha precisado que cuatro han sido llevadas al Complejo Hospitalario de Navarra en ambulancia, y otras dos personas por otros medios que no precisa.

De las cuatro personas que han sido llevadas en ambulancia, ninguna presenta un diagnóstico grave, según la citada fuente. Dos de estos heridos sufren fracturas en las piernas y los otros dos, contusiones.

La avalancha se produjo tras el gol de Osasuna en el minuto 12 del partido contra el Betis, en el fondo sur del estadio pamplonés, donde el equipo local se jugaba su permanencia en Primera División.

El gol de Oriol Riera ha llevado el entusiasmo a la grada y la presión de los aficionados sobre las primeras filas ha hecho que cediera la valla y varios seguidores cayeran al césped.

En un primer momento, los heridos fueron atendidos por la Cruz Roja en el mismo estadio.

El suceso llevó al árbitro Martínez Munuera, del Colegio Valenciano, a suspender el encuentro durante 35 minutos.

Tras pedirse por megafonía la colaboración de los aficionados para tomar las medidas de seguridad necesarias, se procedió a realizar algunas operaciones, como el corte de una valla metálica junto a la grada en la que se ha producido la avalancha, y se ha reanudado el partido.

Los encuentros implicados en el descenso de la última jornada de Liga se paralizaron en el descanso, por el incidente ocurrido en El Sadar, según informó a EFE la RFEF.

Ni la euforia de la afición pudo salvar al Osasuna

Osasuna no pudo lograr un nuevo milagro en su última andadura en Primera, desde el ascenso en el año 2000, al firmar el descenso de categoría tras 14 años, en una última jornada en la que estaba obligado a ganar a un descendido Betis y, además, esperar un resultado amigo en otro campo, algo que no llegó.

El equipo navarro cumplió con su parte del trabajo, que era vencer al Betis y lo hizo con goles de Oriol Riera y del paraguayo Javier Acuña (2-1 tras reducir diferencias Chica), pero al no depender de sí mismo y no sonreírle otro resultado selló su descenso a Segunda en la despedida del capitán Patxi Puñal.

A pesar de una buena ocasión inicial del congoleño Cedrick Mbawati, el encuentro comenzó con un Osasuna mucho más intenso que el rival y Riera desperdició una gran oportunidad en un remate de cabeza que no encontró portería.

Sin embargo, sólo un minuto después el delantero catalán consiguió inaugurar el marcador. Cejudo metió un buen pase y Riera batió a Adán con un tiro raso (1-0, m.12).

La celebración de este gol provocó una avalancha en el fondo sur del estadio, con varios heridos tras ceder la valla y el encuentro estuvo parado 35 minutos hasta garantizar la seguridad de los aficionados (algunos de ellos siguieron el transcurso del partido a pie de césped).

A los dos minutos de reanudarse el juego Osasuna amplió la victoria con un gol del paraguayo Acuña al aprovechar un balón suelto dentro del área (2-0, m.14).

Con todo lo sucedido tras el incidente de la valla y sabiendo que los resultados en otros campos le perjudicaban, el equipo navarro se vino abajo y el Betis se adueñó del partido, y estuvo cerca de marcar en ocasiones de Juanfran, Chica y Salva Sevilla.

El conjunto sevillano comenzó la segunda parte mucho mejor que Osasuna y Andrés Fernández salvó a su equipo con cuatro buenas paradas ante Rubén Castro y Chica, ambos por partida doble.

Se veía venir el gol bético y Chica batió al portero osasunista con un derechazo que se coló por la escuadra local (2-1, m.70).

El equipo 'rojillo' necesitaba un resultado favorable en otro campo, pero éste no llegó y Osasuna se va a Segunda tras 14 temporadas.

ogz