LEÓN, 15 de mayo.- Como un estruendo se escucha el Nou Camp por el ruido que sale de las miles de gargantas de apasionados y fieles seguidores del León, para arropar a su equipo ante Pachuca en la “ida” por el campeonato del futbol mexicano.

Un nervioso, Arturo Elías Ayub, accionista de los “Esmeraldas”, se paseó de un lado a otro con cigarro en mano y la playera verde bien puesta.

“Estoy muy nervioso y no doy un pronóstico porque me salo”, dijo el empresario mientras caminaba en lo más alto del inmueble, en la zona de los palcos de las televisoras que transmiten el partido.

Un escandaloso abucheo dio la bienvenida al arquero Óscar Pérez, el primero de los Tuzos del Pachuca en saltar a la cancha para el calentamiento. De hecho con el coro del “León, León” dieron los aficionados locales la recepción a los albiazules cuando llegaron en autobús al escenario.

El grito de “Tuzos, Tuzos, Tuzos” de los seguidores del Pachuca, ubicados en la parte alta de la tribuna sur, fue ahogado por el ruido que hicieron los seguidores del conjunto local.

Con aplausos vítores y el coro de León dieron la bienvenida a la cancha al arquero William Yarbrough cuando empezó su sesión de calentamiento para el partido.

Un ambiente de fiesta se vive en las gradas y en la ciudad desde antes de que empiece el duelo de “ida” de la final del Torneo Clausura 2014 de la Liga MX, partido fraternal ya que ambos clubes pertenecen al mismo grupo empresarial.

cmb