LISBOA, Portugal, 14 de mayo.- Luiz Felipe Scolari es investigado por delitos criminales en Portugal, informaron el miércoles las autoridades, una distracción inoportuna para el técnico de la selección de futbol de Brasil a menos de un mes del inicio de la Copa del Mundo.

Las autoridades lusitanas no especificaron qué cargos están relacionados con la pesquisa. En Portugal las investigaciones en curso se mantienen selladas debido a la secrecía impuesta por la ley del sistema judicial.

La oficina del fiscal general informó en un correo electrónico que el Departamento de Investigación Criminal y Fiscalía abrió una indagatoria contra Scolari, pero no dio mayores detalles.

Informes de prensa sin confirmar de Brasil y Holanda señalan que Scolari es sospechoso de no declarar millones de dólares en ingresos, aunque el timonel ha negado cualquier tipo de irregularidad.

Según un documento revelado por la publicación holandesa "Het Financieele Dagblad", y difundido hoy por la prensa brasileña, Scolari presuntamente no declaró al fisco portugués más de siete millones de euros en concepto de derechos de imagen entre los años 2003 y 2008, cuando entrenó a la selección de Portugal.

De acuerdo con las mismas informaciones, Scolari habría usado tres empresas para burlar al fisco portugués

Presenté correctamente todas mis declaraciones de impuestos. En todos los países en que he trabajado siempre declaré mis ingresos", dijo Scolari. "Si hay algo incorrecto no es culpa mía. Espero que la justicia llegue al fondo de los hechos".

Dirigentes de la Federación Portuguesa de Futbol, que empleó a Scolari como técnico de su selección entre 2003-08, no respondieron de inmediato a las consultas sobre el hecho.

La FIFA no comentó sobre la investigación. El código de ética del organismo rector del futbol puede ser aplicado a conducta "que dañe la integridad y la reputación del futbol, y en especial conducta ilegal, inmoral y antiética".

Las sanciones por violar el código de ética varían desde una advertencia hasta una suspensión.

Si las autoridades portuguesas deciden presentar cargos contra Scolari a partir de sus hallazgos, el técnico tendría que comparecer ante una corte de ese país.

En Portugal la evasión de impuestos en cantidades importantes de dinero conlleva penas de hasta ocho años de cárcel, aunque los tribunales usualmente prefieren imponer cuantiosas multas.

Scolari fue el timonel de la selección de Brasil que conquistó el Mundial de 2002, y nuevamente está al mando de la "Verdeamarela" que será anfitriona de la Copa del Mundo a partir de junio. También condujo a la selección de Portugal hasta la final de la Eurocopa de 2004 y las semifinales del Mundial de 2006.

Para poder pagar el salario de Scolari, y evitar que otras federaciones o clubes se lo llevaran, la federación portuguesa firmó lucrativos contratos de patrocinio, incluyendo con Nike y con dos bancos portugueses. Scolari, cuyo salario en Portugal nunca fue divulgado, apareció en campañas publicitarias.

El gobierno portugués creó grupos investigativos especiales y aumentó las penalidades para combatir la evasión contributiva. El país necesitó un rescate de 78 mil millones de euros (107 mil millones de dólares) en 2011 después que las deudas lo dejaron al borde de la quiebra.

ald