LOS ÁNGELES, 13 de mayo.- En una entrevista difundida el lunes, en la que lamentó las declaraciones racistas que le valieron una suspensión de por vida en la NBA, el dueño de los Clippers de Los Ángeles, Donald Sterling, distó mucho de ofrecerle una disculpa a Earvin ‘Magic’ Johnson, uno de los aludidos en los polémicos telefonemas grabados.

Más bien, el dueño Donald Sterling arremetió contra el ex astro de la NBA, mencionando su condición de seropositivo, desestimando su trabajo en obras caritativas y cuestionando su talento empresarial. Asimismo, consideró que Johnson no es un ejemplo para la niñez.

¡Tiene sida!", exclamó Sterling en voz estridente en un momento de la transmisión, en el que interrumpió a su entrevistador Anderson Cooper, de la CNN, quien trataba de mencionar los logros de Johnson. "¿Qué ha hecho él, el 'gran Magic Johnson'? ¿Qué ha hecho?"

"Él actúa con tanta santidad", ironizó Sterling. "Le hizo el amor a todas las jóvenes de todas las ciudades de Estados Unidos, contrajo el sida y cuando lo contrajo, yo fui a mi sinagoga y oré por él. Esperaba que él viviera y estuviera bien. No lo critiqué y pude haberlo hecho. ¿Es él un ejemplo para los niños?"

Anderson corrigió a Sterling, al explicarle que Johnson portaba el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) pero no había desarrollado el sida.

Sterling matizó un tanto su terminología, pero no su tono.

'¿Qué tipo visita todas las ciudades, tiene sexo con todas las mujeres y luego contrae el VIH? ¿Es alguien a quien queremos respetar y de quien queremos hablar a nuestros hijos?", preguntó. "Pienso que él debería avergonzarse de sí mismo".

El mes pasado, cuando se revelaron las grabaciones con los comentarios racistas, Johnson escribió en Twitter que nunca asistiría a otro partido de los Clippers mientras Sterling fuera el dueño. Sin embargo, se presentó en el graderío durante el encuentro dominical de playoffs, contra el Thunder de Oklahoma City.

Johnson se sentó junto al comisionado de la NBA, Adam Silver, quien expulsó a Sterling de la liga en forma vitalicia y le impuso una multa de 2.5 millones de dólares, hace casi dos semanas.

El lunes por la noche, Johnson escribió en su cuenta de Twitter, "preferiría estar hablando de los magníficos playoffs de la NBA que de la entrevista a Sterling".

"Después de esta semana, no hablaremos más de Sterling", prometió Johnson en un tuit posterior.

Anderson dijo que Johnson se presentaría este martes en su programa.

El comisionado Silver, a nombre de la NBA, ofreció disculpas a Johnson, quien "sigue siendo arrastrado a esta situación y a quien se busca degradar con un ataque tan malicioso y personalizado".

En la entrevista grabada, algunos de cuyos fragmentos se divulgaron el domingo, Sterling dijo que lo engañaron para que hiciera las declaraciones racistas.

También el lunes, el director general de los Clippers, nombrado por la NBA tras la expulsión de Sterling, confió en que la liga consiguiera obligar a que el empresario venda el equipo del que ha sido propietario desde 1981.

Dick Parsons llegó a Los Ángeles y se reunió con dirigentes y personal de los Clippers.

"Creo en lo personal que la liga lo conseguirá, lo que significa que habrá un cambio de dueño", dijo Parsons durante una conferencia de prensa en el Staples Center. "A nadie le conviene una prolongada batalla legal, menos a la liga. Espero de verdad que podamos evitar eso".

ald