CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo.- Poner en orden a las federaciones deportivas nacionales es una de las prioridades que se plantea la Conade a través del Programa Nacional de Cultura Física y Deporte, que fue publicado el 30 de abril en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Otras prioridades son cumplir el compromiso presidencial de construir una instalación de gran nivel por cada estado del país, reducir los índices de obesidad infantil de 29 a 25 por ciento, llegar a 16 mil entrenadores certificados, activar al 50 por ciento  de la población mayor de edad y tener, para 2018, a 157 deportistas entre los mejores 16 del mundo. En el alto rendimiento, afirma la Conade, la clave está en lograr federaciones eficientes, alejadas de actos corruptos y con presidentes que no duren más de ocho años.

Estaría muy satisfecho si quienes tienen la responsabilidad de conducir el deporte desde el área técnica lo hacen de una manera correcta, de una manera en que nos informen a todos como sociedad, y que se pueda medir y evaluar a todos y cada uno”, dijo Jesús Mena, director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) en entrevista con Excélsior.

La referencia a las federaciones deportivas se encuentra desde el apartado llamado Debilidades, dentro del plan, en el que se recrimina que en 2012 ninguna tenía “plan estratégico” y que la administración “era empírica”.

Al momento la Conade ha logrado que 11 federaciones sean certificadas con el ISO 9000 en comprobación de gastos, pero nada se ha movido en torno a la profesionalización o reelección, al contrario, deportes como el taekwondo o el atletismo han  abierto el camino para la reelección indefinida de sus presidentes.

Para evitar la perpetuación en los cargos de los dirigentes deportivo, en el plan del deporte de este sexenio se plantea realizar un censo, a través del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), para conocer cuántas personas practican cada deporte en México.

Eso permitirá afiliarlos, e invitar a que todos a que sean parte de las elecciones de presidentes de liga, de asociaciones estatales y hasta de federaciones nacionales como sucede en países europeos. Eso rompería el monopolio de las elecciones en las que actualmente participan, máximo, un representante por estado y se facilita la compra de votos.

En la actualidad 35 personas deciden en el mejor escenario, hay unas que con 16 o 10, y lo hacen. Se trata de ampliar la base para que más gente pueda decidir dentro de una disciplina, lo que queremos es que venga desde abajo con todo México”, argumenta Mena, quien dice que ordenar a las federaciones ha sido “un gran reto”.

Otro de los compromisos, como dijo el presidente Enrique Peña Nieto en el inicio de su gestión, es la construcción de un centro de desarrollo deportivo por estado. Cada uno costará 50 millones de pesos, y los primeros tres se edificarán este año en Sinaloa, Zacatecas y Chiapas o Baja California Sur.

Aunque en el programa publicado en el DOF se menciona una asociación público-privada, Mena admite que será sólo dinero público.

No es como sucede en Europa, porque ahí quien hace la inversión y el mantenimiento es un privado, aquí todo es público. Vamos a invitar a municipios y estados para que colaboren.”

En cuanto a resultados internacionales se plantea que cada año México tenga un aumento de cinco por ciento de deportistas que se colocan entre los mejores 16. Esta medición incluye atletas juveniles y élite, y plantea tener 159 en ese rango en 2018. No se comprometió con potenciales medallistas, contrario al sexenio pasado cuando Carlos Hermosillo vaticinó 12 preseas olímpicas en Londres 2012.