ZAGREB, 12 de mayo.- Croacia, rival de Brasil y de México, encarará la Copa Mundial sin uno de sus defensores más experimentados luego de que el máximo tribunal deportivo rechazó el lunes la apelación de Josip Simunic a su suspensión por diez partidos por una actitud que tuvo después de un encuentro.

Tras la victoria de noviembre pasado ante Islandia en Zagreb, que clasificó a los croatas, Simunic tomó el micrófono en el terreno de juego y le gritó a la afición: "¡A pelear! ¡A pelear por la patria!". Desde la tribuna brotó un "¡Estamos listos!".

Ese fue un slogan nazi usado por un régimen croata que mandó a miles de judíos, serbios, gitanos y croatas antifascistas a campos de concentración donde murieron en la Segunda Guerra Mundial.

El Tribunal de Arbitraje en el Deporte, dijo que rechazó por unanimidad la apelación a la sanción dispuesta por la FIFA, lo que descarta la presencia de Simunic en el Mundial y priva a Croacia de un jugador con 105 partidos con la selección sobre sus espaldas.

Es el tercer jugador croata con más partidos luciendo la casaca nacional.

El abogado del jugador de Dínamo de Zagreb, Davor Prtenjaca, dijo que la FIFA había tomado una decisión basada en cuestiones "políticas, no legales".

El Tribunal, sin embargo, sostuvo que "la expresión usada por Simunic fue una referencia clara e inequívoca al cántico" nazi.

Simunc justificó su actitud en un primer momento, pero luego se disculpó. Tras ver el revuelo que generó su actitud, dijo que "alguna gente tiene que aprender historia. No hice nada malo".

El defensor tampoco podrá ingresar a los estadios donde juegue Croacia sus próximos diez partidos oficiales y deberá pagar la multa de 30.000 francos suizos (33.800 dólares) que le impuso la FIFA en diciembre del año pasado.

cmb