YAUNDÉ, 6 de mayo.- El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, condenó recientemente el lanzamiento desde la grada de un plátano al jugador del Barcelona, Dani Alves, en el partido frente al Villarreal y anunció que en el Mundial de Brasil "habrá tolerancia cero" con las actitudes racistas o xenófobas.

No vale la pena cerrar los estadios porque eso penaliza a los hinchas del país visitante", dijo, aunque se empezarán a aplicar las sanciones que aprobó el pasado año el comité ejecutivo de la FIFA.

"Veremos cómo poco a poco muere el racismo y las discriminaciones en los estadios", aseveró Blatter.

Espera unión en el Mundial

Joseph Blatter aseguró hoy en Camerún que es "imposible" satisfacer a todos con la organización del Mundial de Brasil 2014 y se mostró convencido de que cuando empiece la competición "todos los brasileños" se unirán a la fiesta del futbol.

"Nadie en este mundo puede pretender satisfacer a todos. Es imposible. Pero soy optimista y estoy seguro de que cuando empiece la competición, todos los brasileños se unirán como una sola persona para celebrar la fiesta del futbol", afirmó Blatter.

El presidente de la FIFA se encuentra en Camerún para participar en la inauguración de un centro de excelencia de la Confederación Africana de Futbol (CAF) situado cerca de la ciudad de Yaundé.

Confía en una Copa del Mundo sin incidencias

Preguntado por las protestas sociales que se están llevando a cabo en Brasil contra el Mundial, Blatter se mostró convencido de que finalmente la celebración se llevará a cabo sin incidencias.

"Hace cuatro años, cuando el Mundial se organizaba en Sudáfrica, se decía que habría inseguridad. Pero nada de eso pasó", dijo.

En palabras de Blatter, Brasil "no es un país pobre", por lo que será "capaz de organizar muy bien la competición".

No obstante reconoció que en Brasil "hay un problema como en muchos otros países del mundo: el de la mala distribución de las riquezas del país".

ald