RIO DE JANEIRO, 5 de mayo.- Un aumento en la cantidad de asaltos que hay en esta ciudad que albergará varios partidos de la Copa Mundial de fútbol hizo que las autoridades adelantasen la puesta en vigor sus planes para el torneo y desplegasen 2.000 policías adicionales a partir del lunes.

Las autoridades pensaban sacar a la calle más agentes más cerca del inicio del Mundial, cuyo partido inaugural está programado para el 12 de junio, pero modificaron sus planes.

Hemos notado un aumento gradual de la delincuencia desde la segunda mitad del año pasado", expresó el jefe de seguridad del estado de Río José Beltrame. "A partir del lunes sacaremos más policías a la calle para combatir estos delitos".

En marzo, los robos en los alrededores del estadio Maracaná se duplicaron en comparación con el mismo mes del año pasado, según un análisis de estadísticas policiales publicado por el diario O Globo.

Por otro lado, ha habido varios tiroteos entre policías y traficantes de drogas en barrios marginales "pacificados" de la ciudad en los últimos meses, alimentando los temores de que puede haber incidentes serios cuando la atención mundial se enfoque en Brasil, y sobre todo en Río.

Algunos de los peores incidentes se produjeron en una favela que se encuentra a una cuadra de la playa de Copacabana.

cmb