CIUDAD DE MÉXICO, 4 de mayo.- El esfuerzo se tensó hasta el punto de los penales para sacar al campeón.

Ahí, Estudiantes Tecos logró coronarse por 4-3 en el marcador luego de llevar al límite el empate a un gol que duró 120 minutos.

Correcaminos se volvió a quedar con la hiel en los labios a pesar de tener un equipo experimentado. No hace mucho tiempo, en 2012, perdieron una final de Copa por penales ante Dorados, y ahora, cuando habían culminado el torneo como líderes, cayeron ante Estudiantes.

Hugo Sánchez Guerrero falló el penal decisivo, pero antes que él había errado Manuel López Mondragón.

Por Estudiantes, los cuatro hombres que se pararon en el manchón penal acertaron con convicción.

Fue un cotejo en el que se exhibió más tensión que buen futbol, jugado más con el sistema nervioso que con la algarabía que se
disputa una final.

Roberto Nurse falló en el minuto inicial una inmejorable acción cuando dejó atrás al portero, y con el marco desguarnecido la echó afuera.

Sin embargo, Sergio Samba  Rosas, antes de terminar el primer tiempo, conectó una volea que no pudo controlar el portero Velázquez y puso a soñar a todo Tamaulipas.

Estudiantes, inmerso en una fuerte concentración, salió más feroz para la segunda parte, y dominó con creces todo el tiempo, en especial por el lado derecho por donde entró varias veces Gustavo Ramírez.

Elgabry Rangel, uno de los hombres que más tiempo ha pasado en el club, empató para Tecos, que fue más que el rival y que empujó hasta el último a pesar de tener buenas opciones y no aprovecharlas.

Los penales trajeron drama y tristeza. Estudiantes ahora jugará un par de finales con Leones Negros para ascender.