CIUDAD DE MÉXICO, 3 de mayo.- Cuando parecía que el León abdicaba el trono en la capital del país, como una verdadera fiera reaccionó para venir de atrás y rescatar el empate 2-2 (Global 3-3) y avanzar a semifinales por más goles de visitante, ante Cruz Azul.

La Máquina, sumó un fracaso más en la “vuelta” de cuartos de final del Torneo Clausura 2014, a pesar de que se adelantó en el marcador por medio del argentino Mariano Pavone, al minuto 11 y de su compatriota Mauro Formica, al 20. Pero el pampero Mauro Boselli, al 40 y Luis Montes, al 58, lograron la paridad y el pase a la antesala para los “esmeraldas”.

Tras un inicio en el que la visita buscó tener el esférico, fueron los de casa los que pegaron primero, en un acción en la que el argentino Mauro Formica por derecha dentro del área, sacó una media vuelta que William Yarbrough desvió, el rebote le quedó a Mariano Pavone, quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de las redes, al 11.

Ese ímpetu por retomar el camino y buscar la igualada provocó en la escuadra visitante descuidos en su cuadro bajo, que fueron bien aprovechados por la Máquina, que aumentó su ventaja en una gran jugada del ecuatoriano Joao Rojas, quien se quitó a un rival para abrir al otro lado a Formica, quien cruzó de derecha para batir al guardameta, al minuto 20.

Gustavo Matosas no esperó más y ordenó el ingreso del colombiano Eisner Loboa, quien le cambió la cara a su aparato ofensivo.

El cambio le dio resultado cuando antes del descanso, Loboa abrió por izquierda para José María Cárdenas, éste le regresó por arriba al “cafetero”, quien de cabeza cedió a Edwin Hernández, quien de primera intención metió un centro al área donde Mauro Boselli se anticipó a la marca para batir a José de Jesús Corona , al minuto 40.

Para el complemento, existió una gran salvada de Yarbrough a disparo de Marco Fabián, que llevaba como destino el ángulo superior izquierdo, acción que marcó el rumbo de la serie, ya que instantes después, el monarca vigente, logró emparejar el marcador 2-2.

Carlos Peña cedió a la entrada por el centro de Luis Montes, quien se quitó al colombiano Luis Amaranto Perea y a Gerardo Torrado para sacar disparo con poca potencia, pero bien colocado a la base del poste izquierdo y poner el empate.

Con necesidad imperiosa de marcar otro gol y no recibir ningún otro, el técnico Luis Fernando Tena ordenó el ingreso de Christian Giménez, e instantes después el del camerunés Achille Emaná y de Sergio Nápoles.

Los celestes se fueron con todo al frente en pos de ese gol que les diera el pase, pero de una manera por demás dramática, el travesaño y el poste lo impidieron, tras un impresionante disparo del “Chaco Giménez y un cabezazo de Marco Fabián.

Como un verdadero campeón, León defendió su meta ante un Cruz Azul, que vio como sus sueños de romper con esos años de sequía se pulverizaron.

ald