CIUDAD DE MÉXICO, 28 de abril.- Las reacciones por los supuestos comentarios racistas del dueño de los Clippers de Los Ángeles, Donald Sterling, llegaron hasta lo más alto del Gobierno de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama se pronunció al respecto. Aseguró que estas declaraciones son “increíblemente racistas y ofensivas”.

Durante su gira en Kuala Lumpur, como parte de su viaje por Asia, el mandatario indicó que ésto es un ejemplo del continuo legado de esclavitud y segregación que los estadunidenses deben confrontar.

“Cuando personas ignorantes quieren mostrar su ignorancia en realidad no hay nada qué decir más que dejarlos hablar.”

11 jugadores de Clippers de 13 en playoffs son afroamericanos

Recordó que la NBA es una liga “que siguen aficionados de todo el país. En ella juegan muchos afroamericanos. Está enraizada en la cultura afroamericana. Creo que la NBA estará muy preocupada por este hecho”.

El sábado se dio a conocer en internet una grabación en la que, supuestamente, se escucha a Sterling pidiendo a su novia no llevar a personas de raza negra a los juegos y la cuestiona sobre su relación con “minorías”. esto después de que se tomó una fotografía con el exjugador Magic Johnson, que subió a la red social Instagram.

23 años lleva Sterling como dueño de los Clippers

Obama dijo confiar en que el comisionado de la NBA, Adam Silver, tomé cartas en el asunto.

Presión dentro de la liga

El presidente de los Clippers, Andy Roeser, emitió un comunicado en el que indicó que las declaraciones “son la antítesis de quien es Donald Sterling y de lo que cree y siente. Está avergonzado de que estos comentarios se los hayan atribuido, por lo que pidió disculpas a cualquiera que se sienta lastimado por los mismos”.

El comisionado dijo el sábado que la NBA necesita confirmar la autenticidad de la grabación, así como hablar con Sterling y la mujer en cuestión. Aunque sentenció que la liga se está tomando en serio las declaraciones, por lo que las investigaciones se realizarán con prontitud y espera tener todo resuelto en los próximos días.

Magic Johnson volvió a comentar ayer al respecto en una entrevista con la cadena estadunidense ESPN.

“No debería ser dueño de ningún equipo”, aseguró el exjugador, quien recordó que Sterling fue una de las primeras personas que conoció cuando llegó a los Lakers de Los Ángeles y que ha platicado con él en al menos tres ocasiones.

Por su parte, Michael Jordan, actualmente dueño de los Bobcats de Charlotte, se pronunció al respecto, lo hizo como exjugador y propietario de una franquicia. “No hay lugar para el racismo en la NBA. Estoy estupefacto que todavía haya este grado de ignorancia en una liga en la que la mayoría de los jugadores son afroamericanos.”

 

Jugadores de los Clippers protestan antes del juego

Los Clippers salieron a la duela de Golden State y al despojarse de su sudadera para comenzar su calentamiento, mostraron que llevaban las playeras volteadas, con el logo del equipo sin poderse distinguir, como una muestra del descontento por las declaraciones racistas atribuidas al dueño de la franquicia, Donald Sterling.

En la duela, la intensidad que habían mostrado en los primeros tres juegos de la serie ante los Guerrero bajó y perdieron 118-97, con lo que la serie de primera ronda de la Conferencia Oeste se igualó a dos triunfos.

El partido fue dominado por Golden State desde los primeros minutos. El guardia Stephen Curry guió la ofensiva de los Guerreros, que lograron el 55 por ciento de los tiros de campo. Terminó con 33 puntos, siete asistencias y siete rebotes, mientras que Andre Iguodala anotó 22.

Curry atacó rápido con 17 unidades en el primer cuarto, clavando sus primeros cinco triples, para que la franquicia tomara una temprana ventaja de 15 (39-24).

Por los Clippers el máximo anotador fue Jamal Crawford, quien saliendo de cambio clavo 26 unidades; estuvo seguido por Blake Griffin, con 21 tantos, y Chris Paul, con 16.

Durante el encuentro, los jugadores de los Clippers portaron una banda negra en el brazo como parte de la inconformidad por las declaraciones atribuidas a Sterling, en las que le dice a su pareja que no lleve a afroamericanos a los juegos de su equipo y que no promueva sus vínculos con minorías.

De los 13 jugadores registrados por el equipo, 11 son afroamericanos.

 Luego del resultado de ayer, la serie se desplaza de nuevo a Los Ángeles para el quinto juego mañana, y no hay ninguna palabra sobre si Sterling estará presente, después de que acordara con la NBA no acudir al juego de ayer en Golden State.

El coach Doc Rivers aseguró que el sábado habían discutido boicotear el partido de ayer después de conocer las grabaciones, pero decidieron jugar por su propio orgullo y por los aficionados que los han apoyado y muestran cariño por el equipo.