CIUDAD DE MÉXICO, 27 de abril.- La vigilancia fue extrema tanto afuera como dentro del Estadio Azul. Sin embargo, no se pudieron evitar algunos conatos de bronca entre aficionados de Cruz Azul y de Universidad.

La Sangre Azul, principal grupo de animación de La Máquina, arrojó piedras hacia los camiones de las porras universitarias y provocó un intento de respuesta inmediata.

Las autoridades intervinieron y despejaron el área, impidiéndole el paso al sector visitante a quienes no portaban la playera de Pumas.

En camiones y grupos organizados por zonas llegaron los aficionados de Pumas al Estadio Azul. Lo hicieron cantando con bombos, platillos y trompetas, escoltados por varias patrullas y policías que abrían paso en las principales avenidas del sur de la capital. A quienes no llevaban boleto en mano para entrar a ver el partido, los elementos de seguridad pública los regresaban.

El operativo de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF), que inició a la una de la tarde y finalizó cerca de las nueve de la noche, tuvo como resultado un saldo blanco, con 13 sujetos detenidos por propiciar la reventa, cinco revendedores con siete boletos, dos franeleros, tres por alterar el orden  y siete más por ingerir bebidas alcohólicas.

La afición azul y oro abandonó el lugar escoltada por elementos de seguridad al término del juego. Los locales esperaron 30 minutos y luego salieron, sin ningún cruce ni golpes de por medio.