CIUDAD DE MÉXICO, 26 de abril.- Los jugadores profesionales frecuentemente comentan que el futbol siempre te da una segunda oportunidad. La frase es un lugar común, pero Enrique Esqueda la hizo posible en el Estadio La Corregidora. Esqueda apareció en el juego contra los Gallos Blancos y permitió la victoria de los Tuzos por 4-3.

Hasta el minuto 70, las posibilidades de que el Pachuca jugara la liguilla parecían nulas. Los Gallos Blancos habían anotado tres tantos y la remontada aparentaba ser imposible.

Enrique Meza, desesperado y con el rumor de la posible llegada de José Manuel de la Torre para sustituirlo, decidió ingresar a un futbolista que tenía casi tres años sin anotar algún tanto en la liga: Enrique Esqueda.

El Paletón, en otras épocas con el América, regresó para el Clausura 2014 después de una lesión  en la planta del pie que le hizo visitar doctores en Barcelona, Argentina y Estados Unidos, tanto viaje tuvo recompensa en el juego contra los Gallos.

Esqueda volvió a gritar un gol en el minuto 74 contra el equipo de Ignacio Ambriz. El atacante recibió el esférico dentro del área y, tras una media vuelta, anotó el 3-1.

Llegó el 3-2 gracias a una intervención de Esqueda. El Paletón saltó para incomodar al arquero rival, Hernández soltó el esférico y Carreño empujó el esférico para marcar el segundo tanto de los Tuzos.

Esqueda se convirtió en la turbina que impulsó a los Tuzos. Al minuto 88 se aventó de palomita para impactar un centro que partió del tiro de esquina, la acción culminó en el 3-3.

Con ese tanto, el Pachuca volvió a la pelea. Le regresó la vida. Empató el marcador y estaba a un gol de la victoria, resultado que le permitía estar más cerca de la fase final del torneo.

Al minuto 90, Darío Carreño se encontró con el balón dentro del área y anotó el 4-3, resultado que deja a los Gallos fuera y pone a un paso de la liguilla a los Tuzos.