SEVILLA, 24 de abril.- El Sevilla logró una clara ventaja al ganar 2-0 al Valencia en la ida de las semifinales de la Liga de Europa, con lo que irá a la vuelta en Mestalla con un buen resultado tras un partido intenso y con alternativas en la segunda mitad, aunque los valencianos no aprovecharon.

Los sevillistas cimentaron su triunfo en el último cuarto de hora del primer tiempo, al marcar en sólo tres minutos, el camerunés Stepháne M'Bia y el colombiano Carlos Bacca, mientras que el Valencia fue incapaz de batir al arco local en la recta final con ocasiones claras de Jonas y Vargas.

En los primeros 25 minutos, Valencia controló el juego a base de presión y de atosigar a un Sevilla que no halló el rumbo ante un Valencia mejor situado, que tapó las vías de salida de los locales.

El primer aviso fue de los andaluces, a los 50 segundos, pero Bacca no definió. A partir de ahí, el equipo valenciano dominó los espacios y movió con velocidad el balón creando alguna ocasión que abortó Beto, como un cabezazo de Javi Fuego o un tiro de Alcácer.

En los últimos 20 minutos, el Sevilla, con el camerunés M'Bia poderoso y Vitolo, Reyes y Rakitic más entonados, se soltó y llevó peligro al área valencianista. El el gol llegó en el minuto 33 en una falta que sacó Rakitic, cabeceó Carriço y el balón le cayó al africano, quien, de espaldas a la portería, hizo el 1-0 de “taquito”.

El árbitro tardó unos segundos en dar el gol al dudar y consultar con la mirada con su asistente si había fuera de juego o no.

El empuje del Sevilla continuó ante cierta descomposición en los del hispano-argentino Juan Antonio Pizzi y, tres minutos después, amplió su ventaja al hacer el 2-0, séptimo gol de Bacca en Europa, tras una gran pared con Vitolo. Fazio tuvo otra opción clara de cabeza que despejó Guaita, con lo que se llegó con una clara ventaja local al descanso.

En la parte complementaria, el Valencia salió a por todas para revertir la situación. Mathieu lo buscó a los 7 minutos en una falta que mandó al lateral de la red.

Pero de nuevo los sevillistas, ahora con más espacios, siguieron creando buenas ocasiones, como en otro cabezazo de Fazio solo, que paró Guaita tras una falta sacada por Rakitic y en un mano a mano que Bacca malogró ante el meta valenciano.

Pizzi sacó a toda su artillería con el argentino Piatti y el brasileño Jonas, por Fede Cartabia y Feghouli, para meter más pólvora a su ataque y el Valencia tuvo el balón y se acercó con asiduidad a la meta de Beto, pero le faltó claridad para generar verdadero peligro, con intentos baldíos que no hallaron premio.

El Sevilla estuvo muy bien en defensa, muy concentrado y frenó todos los intentos de los valencianistas. El chileno Eduardo Vargas tuvo la mejor opción en un fallo de Diogo, pero tiró de rosca demasiado ajustado y el balón se fue fuera, cuando aún faltaban 25 minutos para el final.

Además, Valencia jugaba con el riesgo de las contras de los andaluces, que pidieron penalti a los 72 minutos por posible mano de Mathieu y pudieron marcar en el tiempo añadido por medio de Iborra.

A los valencianos no les quedaba otra que arriesgar ante un Sevilla seguro atrás y que apenas le concedió oportunidades, salvo en la recta final, cuando Jonas se revolvió en el área, tiró y despejó Beto en el 87, y luego Vargas cabeceó al larguero en el 88. Su falta de acierto lo condenó y deberá remontar un 2-0 en Mestalla.

fdr