BARCELONA, 21 de abril.- El Málaga, con la justa victoria de hoy por 2-0 ante el Villarreal y con 41 puntos, está virtualmente salvado y permanecerá en el año que viene en la Primera División del fútbol español.

El “Submarino Amarillo” contó con Javier Aquino, los 90 minutos, y con la reaparición de Giovani Dos Santos, después de estar ausente en los últimos tres encuentros por una rotura fibrilar de la pierna izquierda.

El equipo malagueño salió con ritmo, merodeando el área del Villarreal, excesivamente permisivo y muy atrás, lo que aprovecharon los locales para ir avisando de lo que podía ocurrir.

La velocidad de Amrabat por la izquierda y de Samuel por la derecha creaba muchos problemas a la defensa del conjunto castellonense. Un envío de Samuel a Roque Santa Cruz dentro del área grande y a la salida del guardameta Asenjo, el paraguayo le cruzó el balón marcando el primer gol en el minuto 6.

El Málaga lo buscó y lo encontró. Era mejor ante un Villarreal irreconocible por su desidia y tranquilidad, que no cambió en los siguientes minutos, aunque el delantero francés Perbet tuvo el empate tras un pase de Mario, que paró Caballero, aunque estaba en fuera de juego.

No cambió el escenario. El Málaga insistía con disparos lejanos de Santa Cruz y Amrabat, que se marcharon fuera por muy poco.

Triunfo parcial merecido del Málaga en la primera parte frente a su desdibujado rival al que no dejó triangular y mostrarse ante la portería de Caballero, con la asiduidad que lo viene haciendo habitualmente.

Marcelino García Toral, técnico del Villarreal, hizo ingresar a Dos Santos por Trigueros para poner más énfasis ofensivo. Pero todo siguió igual e incluso mejor para el Málaga, porque una carrera de Amrabat por la izquierda quebró a Pantic, y su pase a Darder lo aprovechó éste para batir por bajo a Asenjo.

El timonel amarillo movió el banquillo con la entrada de Óliver y Jonathan Pereira, que junto con Aquino y Giovani Dos Santos, formaron la delantera del conjunto castellonense.

El Villarreal no podía con el Málaga, que acabó incluso con diez por la expulsión de Amrabat. Aun así, el equipo de los mexicanos se vio impotente para llegar con claridad al área malaguista.

Un solo remate de cabeza de Óliver de cabeza que se fue fuera. El Málaga realizó un gran partido, fue muy superior en todos los aspectos del juego y consiguió una merecida victoria.

fdr