GUADALAJARA, 20 de abril.- El Atlas aguantó de pie y por fin pudo ganar en su campo en todo el torneo.

Fue sobre el Toluca que mandó un equipo a retazos, hecho con jóvenes que han acelerado el paso para ayudar al equipo en la encrucijada donde se encuentra con la final de Concacaf a la vista.

Le hicieron la vida complicada al Atlas a base de puro esfuerzo y tesón. Tiene buen vivero el equipo choricero pero en esta ocasión no le fue suficiente para no perder ante un Atlas que aún respinga por un lugar en la liguilla.

Fue un constante ajetreo en el área de César Lozano que suplió a Alfredo Talavera. El cancerbero del Toluca se mantuvo muy activo durante toda la noche sacando todo lo que le llegó. Pudo con jugadas tan inverosimiles como remates de aire de Rodrigo Millar o rebotes circunstanciales de sus propios defensores que iban al ángulo.

No resistió más cuando por un centro por izquierda de Óscar Razo al lado cambiado apareció Rodrigo Millar para meter el balón de cabeza a la portería.

Aún así, en el último minuto, un cabezazo de Gabriel Velasco puso a temblar a toda la afición rojinegra. Federico Vilar con flexibilidad asombrosa rasgó el esférico y lo desvió apenas para que en lugar de entrar, chocara con el larguero.