CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril.- Primero fue la lesión de Martín Bravo (quien finalmente no podrá disputar el partido contra el Guadalajara para evitar correr riesgos), luego la ausencia del paraguayo Darío Verón (todavía en duda) y al final el sismo de 7.2 grados en la escala de Richter, que sorprendió a los futbolistas de Pumas cuando apenas se alistaban para el entrenamiento. “Ya mejor que ahí quede”, bromeó el técnico José Luis Trejo, tomando con humor la serie de circunstancias adversas que se le han presentado en las fechas recientes al frente del equipo.

Antes de analizar el enfrentamiento ante Chivas, Trejo relató el nerviosismo que generó en sus futbolistas extranjeros el movimiento de la tierra. “(Verón, Romagnoli, Sosa, Lagos y Dante López) salieron corriendo. Estábamos en el vestidor y tuvimos que irnos al medio campo. Lo peor es que algunos andaban encuerados (risas). Nos tomó por sorpresa”, relató.

Ya más centrado en lo que será su rival, el estratega reconoció la mejoría que ha mostrado el Rebaño desde la llegada de su colega argentino, Ricardo La Volpe, de quien espera una propuesta ofensiva el próximo domingo en Ciudad Universitaria.

Será un juego atractivo y con mucha dinámica por las características de los dos equipos. La liguilla empezó desde hace dos semanas para nosotros y cada partido lo hemos jugado con la intención de ya estar clasificados”, agregó.

Pese a la mejoría que ha mostrado la Rata Bravo desde su lesión, el cuerpo técnico de Universidad no consideró que sea “el momento idóneo” para concretar su regreso: “No tiene caso arriesgarlo. Es una lástima, porque era el goleador”.

Otra de las ausencias del conjunto azul y oro será la del zaguero Marco Antonio Palacios, quien cumplirá un partido de suspensión. A Darío Verón le realizarán hoy una prueba física.