CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril.-  Seis meses atrás, Esteban Gutiérrez sumó sus primeros puntos en Fórmula 1 con su séptimo sitio en el Gran Premio de Japón en 2013; tras ello, el piloto regiomontano esperaba que su carrera fuera en ascenso, pero la campaña 2014 parece que será de nueva cuenta un calvario.

Después de tres fechas del calendario (Australia, Malasia y Bahréin); la escudería Sauber aún no consigue unidades y enderezar el camino luce complejo.

Ésta no es la primera ocasión en la historia del competidor mexicano que se ve en condiciones negativas. Durante su primer campaña en la Fórmula Tres Euroseries no consumó triunfo, pero un año después (2010) dominó la GP3 Series hasta ser campeón. Para él las crisis no afectan su motivación. 

Al final de cuentas uno compite consigo mismo. En este tiempo perfeccionas las áreas donde puedes mejorar. En lo personal estoy al tanto de este aspecto, sé que llegará el momento en que tendré las herramientas necesarias para pelear las primeras posiciones y debo estar seguro de que cuando esa oportunidad llegue, mi manejo esté perfeccionado para sacarle provecho a la situación”, declaró el regiomontano a Excélsior.

Para Esteban, la situación que actualmente vive Sauber no es novedad, y era algo esperado desde los primeros días de test en Jerez de la Frontera, España, celebrados en enero pasado. “Desde la pretemporada sabíamos cuál era nuestra posición, aunque en entrenamientos es difícil evaluar porque no sabes lo que hacen los demás. Esto es parte del deporte, por eso, por más difícil que sea la circunstancia no debes perder el enfoque. Aquí todo cambia rápidamente”.

La decadencia de la escuadra propiedad de Peter Sauber inició desde finales del 2012 con la salida del ingeniero James Key, el hombre gestor del denominado monoplaza C31 y que le permitió a Sergio Pérez conseguir tres podios, y aunque Monisha Kaltenborn, la jefa del equipo, se empeñó en afirmar que esa baja no los afectaría, lo cierto es que en 2013 apenas concluyeron en la séptima plaza del campeonato de constructores.

Ahora, en este 2014, se suman los problemas de diseño que ponen al Sauber C33 hasta 20 kilos más pesado que sus rivales y con ello llevándolo a perder velocidad. Además, los motores Ferrari no resultaron lo esperado.

“Obviamente es una desventaja que tenemos por el peso y por la potencia. Sabemos que en ese aspecto del motor, Ferrari trabaja  muy duro para solventarlo”.

Con ello en mente piensa que la campaña no está perdida.

“Existe mucho camino por delante. Si mal no recuerdo en Bahréin, el año pasado, no estábamos en una buena posición, pero pudimos recuperar hacia la mitad de temporada. El equipo esta trabajando muy duro. No pierden la confianza ni la fe”.

A pesar de esto, él considera estar cumpliendo con su meta de ser el líder de la casa suiza. Para este año, un nuevo competidor alemán llegó a Hinwil: Adrian Sutil, un hombre con seis temporadas de experiencia, quien a pesar de ello suma dos retiros, igual que el mexicano, pero con la diferencia de que Gutiérrez lo ha sobrepasado en dos ocasiones en las sesiones de clasificación.

En Malasia, el regio largó 12 mientras Sutil en 17, para Bahréin el teutón clasificó 22 mientras su coequipero en 15.

“Por ese lado he cumplido con el objetivo, así que debo seguir con el mismo ritmo, ser constante, porque ése es uno de los temas principales en mi lista de prioridades para cumplir con un buen trabajo, es lo que el equipo espera de mí. Independientemente del resultado en general, mi obligación es dar lo mejor, y creo que así lo he demostrado”.