CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril.- Martín Bravo tiene cerca de nueve años en el futbol profesional, más de la mitad de ese tiempo en los Pumas. En ese lapso, un sinfín de atacantes han pasado por las filas de los universitarios y el único que se ha mantenido es el delantero argentino. Segundo lugar en la tabla individual de goleo del Clausura 2014 y máximo anotador del equipo de la UNAM. Vuelve el atacante de los felinos para el juego contra Chivas.

Me siento bien para regresar, esta semana aumentamos el trabajo”, dijo el delantero de los Pumas.

En seis años en el futbol mexicano, el atacante aprendió las características necesarias para mantenerse en la delantera de los Pumas. Llegó en 2008 y esperó su turno para ser el titular en los auriazules, observó desde la banca las labores de sacrificio que realizaban Juan Francisco Palencia y Juan Carlos Cacho, además de que seguía al pie de la letra las instrucciones del brasileño Ricardo Ferretti, extécnico de los universitarios.

El delantero de Pumas debe ser aguerrido, esa es la característica de nuestro equipo. Más allá de meter goles, el delantero que viene aquí debe estar dispuesto a correr y ayudar al equipo, tratar de recuperar balones y concretar. Entonces, la particularidad del delantero de aquí es la garra para recuperar,  ir para adelante es lo secundario”, explicó Bravo.

La vida le cambió a la Rata en su segundo torneo con los Pumas. Ferretti le permitió ocupar un puesto en el equipo titular y consiguió en ese mismo semestre el título de liga. Después, en 2011, volvió a triunfar al ser uno de los atacantes del equipo que obtuvo el séptimo campeonato en la historia de los auriazules.

Después del éxito, comenzó la crítica contra Bravo. La falta de goles provocó que se señalara a la Rata como uno de los culpables de los años bajos de los universitarios, al tiempo que la directiva contrató a más atacantes para corregir la falta de gol.

En el carrusel de atacantes apareció el español Luis García, los argentinos Emanuel Villa y Ariel Nahuelpán, y hasta el canterano Eduardo Herrera. Ninguno supo revertir la situación y terminaron fuera de la institución universitaria, el único que siguió fue Martín Bravo.

“Es difícil jugar en este equipo, la altura de la ciudad complica. El estilo y la forma de jugar del equipo  también es difícil para adaptarse. Los que vienen tratan de hacer lo mejor posible, pero cuesta mucho jugar aquí. Esperemos que los próximos que lleguen  no tengan complicaciones y nos ayuden a mejorar”, comentó el argentino.

La paciencia de la directiva con el delantero tuvo su recompensa. Después de vivir la peor temporada en la historia de los Pumas, las cosas mejoraron para el Clausura 2014. Bravo inició el torneo con un doblete y su racha siguió hasta acumular nueve tantos en 11 partidos. Su mejor marca en México.

Pero una lesión en la pierna derecha evitó que el delantero continuara en
ascenso. En el juego contra el Atlante, después de anotar dos tantos, el atacante reportó dolencias y salió de cambio. El cuerpo médico avisó que estaría dos semanas fuera de actividad, pero al final se perdió cuatro partidos. Contra Chivas, en la penúltima jornada, el goleador de los Pumas regresa para evitar que su equipo quede fuera de los puestos que dan acceso a la liguilla.

Pumas va a estar en la liguilla. Estoy completamente seguro. Hay mucha confianza en el equipo.”

 

UNAM busca su boleto

Los Pumas han clasificado sólo una vez a la liguilla en los últimos seis torneos. En el Clausura 2014, los auriazules están cerca de volver a la fase final del torneo y esperan triunfar contra Chivas para continuar entre los primeros ocho lugares de la tabla. 

“Nos jugamos la clasificación y no nos podemos permitir otro torneo sin liguilla. Tengo plena confianza en que el equipo va a salir adelante y nos vamos a llevar esos tres puntos el domingo”, dijo Efraín el Chispa Velarde, zaguero de los Pumas.

Chivas es el equipo que podría alejar a los universitarios de su objetivo. El equipo tapatío mejoró con la llegada del argentino Ricardo Antonio La Volpe, aunque los auriazules aseguran que la reacción de su rival no es suficiente para vencerlos en el estadio Olímpico de CU. 

“Chivas se ve más vertical, con mucha dinámica y con el sello de Ricardo, en pocos partidos se ve la diferencia y el sistema de juego que ellos quieren, pero eso no nos ocupa, lo nuestro es hacer un partido con inteligencia y saber contrarrestar lo que hace Chivas para conseguir los tres puntos”, agregó Velarde.

Sobre el regreso de Martín Bravo, el zaguero opinó que es un jugador importante, pero “importa más el trabajo de conjunto”. Además, reconoció que el Clausura 2014 ha sido un torneo muy irregular.

“Bravo es un jugador muy importante que ha hecho un gran torneo, pero no podemos pensar que Martín  es todo. Es un juego de equipo y todos lo hacen bien. El futbol mexicano es muy competitivo, pero este torneo ha sido diferente por otras circunstancias difíciles de explicar”, consideró Velarde.