RÍO DE JANEIRO, 17 de abril.- El secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, realizará la próxima semana una visita de inspección de las ciudades brasileñas de Sao Paulo, Curitiba y Cuiabá, precisamente que aún no concluyen sus estadios para el Mundial Brasil 2014.

La nueva visita de Valcke a Brasil también prevé una escala en Fortaleza, cuyo estadio fue inaugurado el año pasado y que sirvió como una de las sedes de la Copa Confederaciones, y revisará el local donde se montará una fiesta para los aficionados, según un comunicado de la FIFA.

El secretario del máximo organismo del futbol, recorrerá las cuatro ciudades entre el 22 y el 24 de abril acompañado por el ministro brasileño de Deportes, Aldo Rebelo, y por los exfutbolistas Ronaldo y Bebeto, miembros del Comité Organizador Local del Mundial.

Valcke visitará los estadios Arena Corinthians de Sao Paulo, Arena da Baixada en Curitiba y Arena Pantanal de Cuiabá, así como el Aterro de Iracema que albergará el "Fan Fest" en Fortaleza.

La gira por las anteriores ciudades comenzará el próximo martes y además de asistir a los inmuebles mundialistas, Jérôme Valcke se reunirá con autoridades de gobierno y de clubes locales.

El representante de la FIFA concluirá su nueva visita a Brasil el viernes de la próxima semana en Río de Janeiro, en donde se reunirá con los miembros del Comité Organizador Local y ofrecerá una rueda de prensa.

Pese a que el 2 de marzo las autoridades de Cuiabá organizaron un partido entre los clubes Mixto y Santos para probar el Arena Pantanal, el encuentro se disputó en un estadio aún en obras, al que le faltaban la mitad de las sillas y otros acabados.

El caso de la Arena da Baixada de Curitiba es el más preocupante y la FIFA llegó a amenazar con excluir a la ciudad del Mundial.

Pese a que los responsables prometen entregarlo el 30 de abril próximo, una serie de paralizaciones de los obreros para exigir el pago de salarios atrasados aplazaría la inauguración hasta el 15 de mayo, fecha en que FIFA lo recibiría oficialmente.

En el caso de Sao Paulo, la estructura original del Arena Corinthians está concluida con su capacidad para 44 mil espectadores, pero aún se trabaja en la construcción de gradas temporales para que el estadio cuente con el aforo exigido por la FIFA para un partido inaugural, que asciende a 68 mil lugares.

Pese a que las obras estuvieron paralizadas varios días por el accidente que provocó la muerte de uno de los obreros el mes pasado, el Corinthians planea realizar el 20 de abril un partido de prueba con exjugadores de varias generaciones del club.
 

fdr