CIUDAD DE MÉXICO, 17 de abril.- La escudería Mercedes-Benz tiene un dominio que no se veía en la Fórmula 1 desde la temporada 2005 cuando Renault creó un coche demoledor que ayudó al español Fernando Alonso a conseguir dos títulos mundiales. Ahora, las flechas plateadas marchan a terminar con una sequía de nueve años en que una escudería sumara cuatro victorias consecutivas en el inicio de campaña.

El británico Lewis Hamilton y el alemán Nico Rosberg son los únicos en ascender a lo más alto del podio este 2014; el inglés en dos ocasiones (Malasia y Bahrein), mientras el teutón  en Australia. Este fin de semana, durante el Gran Premio de China, se les presenta la oportunidad de igualar lo realizado por la dupla Fernando Alonso-Giancarlo Fisichella en 2005, cuando consumaron cuatro triunfos consecutivos (Australia, Malasia, Bahrein y San Marino).

67 puntos la diferencia entre Mercedes y Force India

El objetivo no luce lejano, en especial si se considera la historia de los dos pilotos de la casa de Stuttgart en la pista de Shanghái. Hamilton cuenta con cuatro podios consecutivos en ese trazado, uno de ellos victoria en 2011. Rosberg logró el primer triunfo en la nueva era de Mercedes-Benz en este escenario en 2012.

La Federación Internacional del Automovilismo creó el reglamento 2014 con el objetivo de igualar las condiciones de competencia entre los equipos, y en parte, terminar con el dominio establecido por el equipo Red Bull y su piloto Sebastian Vettel; quienes juntos lograron cuatro coronas pero sin arrasar como lo hacen ahora las flechas plateadas, que incluso, con la aparición de un safety car en carreras como Australia o Bahrein, han establecido una diferencia mínima respecto a las demás escuadras de 20 segundos. 

5 victorias al hilo obtuvo Ferrari en la campaña 2004

El mejor inicio para la casa austriaca fue 2011, cuando consumaron tres triunfos en las primeras cuatro competencias, Lewis Hamilton (McLaren) cortó su racha al imponerse en China.

Pero ni en aquel año hicieron lo que ahora ejecuta Mercedes, quien en tres competencias, en al menos dos, sus pilotos han estado en el podio.

Por ahora, con una ventaja de 68 puntos respecto a McLaren y 76 ante Red Bull en la clasificación de constructores, todo indica que las flechas plateadas apuntan al título.