CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril.- Cruz Azul envió a la Concacaf una protesta por la sanción de tres partidos impuestos al portero José de Jesús Corona, involucrado en un conato de riña con los jugadores de los Xolos de Tijuana al terminar la semifinal de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Enviamos las pruebas donde se ve que (Corona) no pelea, ni responde a las provocaciones; cuando lo expulsan, da media vuelta y se va al vestuario', dijo hoy el director deportivo del club celeste, Agustín Manso.

Corona, arquero de la Selección Mexicana, tuvo un roce con los rivales de Tijuana al concluir el encuentro en el que los azules eliminaron a los Xolos, pero según Manso, el jugador no respondió a los ataques, aún cuando el argentino Christian Pellerano le escupió en la cara.

No creo que Pellerano le haya dicho algo bonito a Corona, lo escupió y es fútbol, es de gente que trabaja en esto y en esas palabras son legales', señaló el directivo.

Consecuencia de la sanción, Corona estuvo ausente en el partido de ida de la final en el que Cruz Azul empató sin goles ante Toluca y no estaría en el duelo de vuelta que decidirá el título del torneo la próxima semana.

Estamos extrañados, primero dijeron que lo suspendían un partido y siete días después nos mandan otra cosa, no lo esperábamos. No estamos contentos porque "Chuy" ha sido un ejemplo como persona, ha crecido y no respondió a las provocaciones', dijo.

Corona tiene antecedentes de violencia en el fútbol mexicano y consecuencia de su participación en un altercado, quedó fuera de la Copa Mundial de Sudáfrica 2010, sin embargo, después de eso, cambió su actitud, aseguran los directivos de Cruz Azul.

Dicha problemática no pone en peligro la participación del portero en el Mundial de Brasil, al menos el pasado fin de semana el director deportivo del Tricolor, Ricardo Peláez, defendió al jugador diciendo que no respondió las agresiones e incluso salió de la cancha abrazado de un jugador del equipo rival, Fernando Arce.

fdr