SAO PAULO.- El estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, donde se jugará el partido inaugural del Mundial de Brasil y otros cinco del torneo, fue entregado por la constructora Odebrecht, a pesar de que algunas obras están pendientes.

La constructora anunció que “concluyó” sus trabajos, y en una ceremonia hizo entrega del recinto al club Corinthians para los últimos preparativos del Mundial.

Lejos de donde los dirigentes del club, de la constructora y del gobierno local rememoraban ante los periodistas los progresos realizados desde que el 30 de mayo de 2011 comenzaron las obras en Itaquerao, barrio popular del este de Sao Paulo, los plásticos extendidos para cubrir las moquetas de los pasillos, las salas de prensa o los palcos para autoridades, dejaban al descubierto la falta de preparación del recinto a menos de dos meses de jugarse el Mundial.

“La emoción que sentimos es muy grande. En este acto simbólico, el Corinthians recibe de Odebrecht su casa particular, privada, y el Corinthians va a pagar por esta obra”, celebró el presidente del club, Mario Gobbi.
Pero aún faltan “algunas semanas de trabajo” para terminar el estadio, advirtió.

Para después del Mundial se han dejado algunos aspectos menores como la colocación de una fibra de vidrio en parte de la cubierta, que durante el Mundial tendrá únicamente la estructura metálica.

El primer partido oficial será el Corinthians-Figueirense, el próximo 17 de mayo.

El Arena Corinthians recibirá seis partidos del Mundial, entre ellos el encuentro inaugural, el 12 de junio, que citará a Brasil y Croacia, además de una semifinal y uno de octavos.

La obra fue iniciada el 30 de mayo de 2011 y ha dado empleo a cerca de seis mil trabajadores, aunque el máximo de obreros que han participado ha sido de dos mil 500.

Durante el Mundial el estadio tendrá un aforo de cerca de 68 mil espectadores, lo que incluye las gradas temporales, y después del torneo éstas se retirarán y quedará con 48 mil asientos.

El presupuesto de la construcción del estadio es de 375 millones de dólares, según el último balance del gobierno brasileño.

El costo de las obras será pagado por el Corinthians, propietario del estadio, pero éste se financió con un crédito concedido por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

 

Ya no hay boletos para ver al Tri

La FIFA vendió en sólo cuatro horas el 63.6 por ciento de las 199 mil 519 nuevas entradas para 54 de los 64 partidos del Mundial Brasil 2014 que ofreció a partir de hoy en su portal, en la última fase de ventas por internet.

De los 126 mil 837 boletos vendidos en escasas cuatro horas, 80 mil 496, el equivalente al 63.4 por ciento, fueron adquiridos por aficionados residentes en Brasil, según un comunicado divulgado por la FIFA.

Las otras 46 mil 341 entradas fueron reservadas por residentes en otros países.

Los diez países que más adquirieron boletos en esta nueva fase de ventas son, en su orden: Brasil, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Alemania, México, Francia, Inglaterra, Chile y Australia.

Las nuevas ventas elevan a cerca de 2.8 millones el total de boletos vendidos hasta ahora para los 64 partidos que se jugarán en el Mundial.

El nuevo lote de entradas colocado a la venta ayer, no incluía boletos para los partidos con capacidad agotada, como el inaugural entre Brasil y Croacia el 12 de junio en Sao Paulo y la final en el estadio Maracaná de Río de Janeiro el 13 de julio.

Tampoco fueron ofrecidas entradas para los encuentros México-Camerún, Inglaterra-Italia, Argentina-Bosnia, Brasil-México, España-Chile, Camerún-Brasil, Croacia-México y Australia-España.

“Ésta es la última oportunidad para que los aficionados consigan sus entradas para el principal torneo de futbol del mundo. Estoy convencido de que tendremos una alta demanda para las entradas que quedan, no sólo de aficionados brasileños, sino también de todo el mundo”, expresó el director de marketing de la FIFA y responsable de la venta de entradas, Thierry Weill.

Tras esta última fase de ventas, las entradas restantes serán ofrecidas directamente en las taquillas a partir del 1 de junio.

A 58 días del partido inaugural del Mundial, la entidad ha vendido cerca del 94 por ciento de los casi 2.9 millones que espera comercializar para los 64 partidos de la competencia.

El próximo viernes serán abiertos los centros de repartición de entradas en diez de las 12 ciudades brasileñas que recibirán partidos del Mundial, a
disputarse del 12 de junio al 13 de julio próximo. Los centros de distribución de Brasilia y Porto Alegre empezarán a funcionar a principios de mayo.

A partir del 1 de junio, en caso de que aún haya disponibilidad,  los aficionados podrán adquirir sus boletos en dichos sitios.