CIUDAD DE MÉXICO, 15 de abril.- Cuando era un gol “cantado” apareció un suplente para amargarle el festejo a un delantero, lo que provocó la molestia de algunos jugadores.

Después de un robo de balón, un delantero se enfrentó en un mano a mano con el portero, sacando la mejor parte, sólo era para empujar el esférico y así lo hizo, pero se interpuso un suplente, que se encontraba calentando cerca de su arco, para mandar a tiro de esquina.

De inmediato, las protestas se hicieron presentes.

El árbitro expulsó al jugador y decretó tiro libre directo. El cobro pegó en la barrera y desperdiciaron la oportunidad.

Esto ocurrió en el futbol de la segunda división de Irán.

ald