CIUDAD DE MÉXICO, 15 de abril.- Regresó Gerardo Venegas a casa y su hijo Luciano, de cinco años, lo recibió con una frase desgarradora:

Papá, el Atlante perdió, ya nos vamos a ir de Cancún ¿verdad?”

A los Potros nadie los saca del fango. Aunque matemáticamente en puntos puedan empatar al Puebla, necesitan descontar una desventaja de 28 goles de diferencia con respecto a los camoteros.

Los jugadores del Atlante miran ahora la vida pasar sabiendo que son jugadores de una divisón inferior a falta de dos semanas por concluir el torneo y con un futuro incierto. Hasta ahora, nadie se ha asomado para darles alguna explicación del paso siguiente, donde los rumores fuertes dictan que el equipo no permanecerá en Cancún.

No hay de otra. A lo mejor no estoy preparado para irme, la vida cambiará en todos los sentidos pero no tengo alternativa. Si nos vamos con el equipo a cualquier otro lado, debemos preparar las maletas”, aseguró Gerardo Venegas, uno de los pocos jugadores del actual plantel de extracción netamente azulgrana y quien fungió como capitán en los últimos encuentros.

El problema del Atlante pasó por la planeación. Muchos acusan directamente a la directiva encabezada por Miguel Ángel Couchonal y su hijo del mismo nombre, quienes armaron planteles endebles pero depositaron la confianza en entrenadores 100 por ciento atlantistas.

En cinco de los seis torneos que se tomaron en cuenta para el  descenso atlantista, la conducción corrió a  cargo de elementos que dieron una de las más grandes alegrías con el título de la temporada 1992-93.

Miguel Herrera, Mario García, Ricardo La Volpe, Wilson Graniolatti y Daniel Guzmán contribuyeron con escasos números para el desastre.

El tramo final del Clausura 2014 se presentará tan desapasionado como incierto para todos los jugadores del Atlante.

“Jugué cuatro años en liga de ascenso, obviamente el sueldo no es el mismo. Aún tengo contrato por un año más con el equipo y no tengo idea de cómo se maneje el contrato de un jugador que ha descendido”, declaró Venegas.

Otros elementos como Yosgart Gutiérrez, aceptan el descenso y piden que se gane la vuelta deportivamente y no en la mesa. “Hicimos lo que pudimos, cargamos errores pasados, se va un equipo grande”.

“No hubo continuidad”

José Guadalupe Cruz, último entrenador que hizo campeón al Atlante en el Apertura 2007, argumenta que después de aquel título vino la debacle.

“Lamentablemente creo que se consuma el descenso del equipo porque no se pudo dar continuidad a procesos posteriores al mío y ahora los resultados nos indican que no se trabajó bien. Es una lástima que el presente de los Potros sea tan diferente al equipo con el que obtuvimos un título de liga, de Concachampions y llegamos a un Mundial de Clubes. Después de mi proceso nunca hubo constancia”, dijo el ex técnico José Guadalupe Cruz.

Pero no sólo fue la falta de persistencia la que perjudicó al conjunto azulgrana. Según el Profe Cruz, lo que también marcó la diferencia fue el deterioro de la nomina y el débil trabajo de fuerzas básicas, pues en este último rubro estaba parte  del negocio de la institución”.

“El que tengas una empresa atrás que te inyecte dinero siempre te va a dar para alcanzar objetivos en refuerzos.”

 

Llora la Tito Tepito

Dice Arturo Monroy, coordinador de la porra del Atlante Tito Tepito, que el equipo azulgrana renacerá.

Para el festejo del 98 aniversario del club, preparan una caminata de la Glorieta de Insurgentes a la calle de Sinaloa donde esta la placa de la fundación del equipo, unos 900 metros a pie.

“Nos reunimos a ver el juego contra Santos y la verdad es que muchos soltamos en llanto. Ya sé que a lo mejor es tonto, que el equipo no nos pertenece más que moralmente, pero uno se encariña con las cosas que le atan sentimentalmente.”

La situación está tan triste en el Atlante que nadie sabe su futuro. El equipo pudiera perder el apoyo del gobierno de Quintana Roo y salir de esa entidad aunque sigue peleando la directiva la permanencia ante la FIFA por la venta del Atlas, su principal rival  en el porcentaje, a TV Azteca.

“Voy a dar la cara cuando tenga conocimiento de cómo quedarán las cosas y daré una conferencia en el DF y Cancún”, dijo el presidente ejecutivo del Atlante, José Antonio García.