LUJAN, Argentina, 13 de abril.- Hace seis meses fue fundado el equipo Papa Francisco, en homenaje al Sumo Pontifice y el día de ayer debutó en en el municipio de Luján, Argentina, ante el Treufeles con marcador final de 2-2 y con cuatro expulsados en el encuentro.

Con cierto ingenio literario para el desahogo verbal, un hincha en la tribuna cantó feliz "Árbitro, querido, te queremos como amigo", mientras alzaba un ramo de olivo en el debut del peculiar equipo de fútbol.

"En verdad yo soy hincha de River, pero hoy vengo a alentar a los dos equipos por igual; soy amante del buen fútbol y de la no violencia", destacó José Casimiro, de 35 años, uno de varios espectadores con ramos de olivo en tribunas pacíficas, en las que no había bombos ni flautas y ni siquiera alguna bandera de apoyo.

Lejos de la violencia de las barras bravas que suelen asolar las canchas argentinas, el minúsculo grupo de "Barras santas" que rodeaba a Casimiro formaba parte de unas 150 personas y dos perros que paseaban por allí.

Nuestro lema es nada de barras bravas, ni violencia, ni insultos', dijo el presidente del equipo Papa Francisco, Jorge Ramírez, de 26 años y que trabaja como vigilante privado.

"El Santo del sur", como se apoda al equipo, participa de la liga regional de Luján, una especie de sexta división del fútbol argentino de la que forman parte 17 conjuntos. Los cuatro primeros seguirán adelante para medirse con ganadores de otras ligas equivalentes a fin de ascender a un nivel superior, y varios de ellos en un par de años hasta podrían codearse con Boca Juniors, River Plate y San Lorenzo, este último del cual es seguidor el papa.

No había ni curas, ni monjas, ni obispos en el debut de Papa Francisco, cuyos jugadores lucían una casaca con los colores de la bandera de la Ciudad del Vaticano.

El partido fue áspero pero no se escucharon insultos, aunque por lo bajo quizás pudo haberlos habido.

Va a estar complicado insultar, pero el papa es argentino y nos va a saber entender', destacó el centrocampista del equipo papal Fabián Gaddi, de 24 años.

El club tiene 47 socios, el número 1 en forma simbólica el Santo Padre, y según Ramírez hay muchos interesados en asociarse, pero cuestiones legales y operativas por ahora lo impiden.

El plantel de 37 jugadores del Papa Francisco es semiprofesional; cada uno de ellos cobra el equivalente a 90 dólares mensuales de viáticos y su técnico es Horacio Acosta, un defensor que fue campeón con Boca Juniors en 1992 cuando lo dirigía el actual técnico de Uruguay, Oscar Tabarez.

El club, que además tiene un equipo de voleibol, carece de estadio y la idea de su fundación nació en el comedor de la casa de su flamante presidente Ramírez. La sede del club funciona en ese mismo comedor.

Si hay una posibilidad de que pueda viajar, si logro que el papa me reciba y contarle todo lo que podemos lograr en mi barrio, sería un sueño. El papa nos dijo que hagamos lío y entiendo que en mi caso es hacer un club para ayudar a mis vecinos', señaló Ramírez.

fdr