MADRID, 12 de abril.- Ángel Di María asumió el papel de Cristiano Ronaldo y lideró al Real Madrid en el trámite ante el Almería, del que salió airoso con comodidad para superar al Barcelona en la clasificación y reforzar su autoestima antes de la final de la Copa del Rey.

El conjunto de Carlo Ancelotti sigue metido de lleno en la pelea por la Liga. Estimulado por el tropiezo azulgrana en Granada, sólo está pendiente de lo que haga el Atlético de Madrid para volver a mandar en la Liga.

Con equipo plagado de bajas, Ángel Di María tomo el papel de Cristiano Ronaldo, la más notable de las ocho ausencias con las que el técnico ‘merengue’ tuvo que asumir la cita ante el Almería. Además, Sergio Ramos salió del once inicial y de la convocatoria por un problema en el trapecio.

Por su parte, el equipo visitante apareció resignado a su suerte, agazapado en su campo y preocupado en paralizar el juego lo más posible.

Fue Gareth Bale quien tuvo la más clara cuando salió airoso de una combinación con Nacho. Se plantó solo ante Esteban, el arquero visitante, que reaccionó de buena forma ante esa ocasión.

En plena efervescencia, el espigado argentino pudo perforar la portería rival en el minuto 22, en otra combinación con el lateral izquierdo blanco para cruzar el balón fuera del alcance del portero.

Real Madrid pareció más cómodo después de la primera anotación y Di María casi vuelve a repetir con un gol olímpico.

Isco, al inicio de la segunda mitad, pudo ampliar la ventaja con un disparo que acabó en tiro de esquina, pero fue en la siguiente jugada cuando el equipo madridista amplió el marcador. Con la intervención de Di María y Karim Benzema, Gareth Bale superó a Esteban que alcanzó a rozar el balón.

Isco fabricó el tercero cuando se ubicó dentro del área y desdibujó al guardameta para llevar el balón a la red.

Después de que Corona pusiese a prueba a Diego López con una falta lateral en una de las escasas llegadas andaluzas, Ancelotti decidió cuidar a algunos jugadores pensando en la final de la Copa del Rey y retiró del campo a Di María, Bale y Coentrao.

Un pase medido de Illarramendi dejó solo a Morata frente a Esteban y definió con una “vaselina” que redondeó el partido.

Real Madrid se establece como segundo de la tabla general al acecho del líder “colchonero”, mientras que Almería es penúltimo, sólo arriba del Betis.

fdr