BARCELONA, 12 de abril.- La Real Sociedad se puso en ventaja por dos veces el sábado, pero no supo matar el partido y acabó empatando 2-2 con el Celta de Vigo, que jugó durante 42 minutos en inferioridad numérica pero pudo rescatar un valioso punto en la liga española.

La Real sigue sexta en la tabla de posiciones con 51 puntos y en zona europea, pero puede verse rebasada.

El Celta subió transitoriamente al lugar 12 con 37 puntos, quedando a seis de distancia de los puestos del descenso a la segunda división.

Sergio Canales abrió el marcador a los ocho minutos por la Real, Nolito igualó de penal a los 37, Antoine Griezmann (43) volvió a desnivelar del lado "txuri-urdin" y el Celta pudo igualar de nuevo por vía del suplente Santi Mina (82).

El Atlético de Madrid, líder de la clasificación con79 puntos, juega el domingo ante el Getafe.

El choque entre Celta y Real Sociedad resultó movido desde el silbato inicial. Canales forzó una primera intervención de Yoel Martínez a pase del mexicano Carlos Vela y abrió el marcador a su siguiente llegada, enganchando un rechace a su anterior zapatazo y superando al arquero local, sorprendido por el bote del balón.

Los donostiarras pudieron ampliar a continuación, especialmente en dos remates de Iñigo Martínez y Mikel González en tiros de esquina, pero fue Nolito quien equilibró por el Celta desde el punto de penal, tras derribo de Martínez a Mario Bermejo en el área realista.

Pero cuando mejor jugaban los locales, la Real volvió a cobrar ventaja en una potente media vuelta de Griezmann, quien puso fin a su particular racha de siete fechas sin marcar, sumando su  diana 16 del campeonato.

El partido se le inclinó aún más al Celta con la expulsión de Jon Aurtenetxe (48) por derribo a Vela nada más iniciarse la segunda mitad, pero Griezmann no acertó a finiquitar el encuentro en llegadas sucesivas ante Rodríguez y Santi Mina castigó la falta de resolución visitante con un derechazo desde el centro del área.

El chileno Fabián Orellana, también ingresado desde la banca, gozó de una última oportunidad celtiña, pero su remate escorado lo tapó bien su compatriota Claudio Bravo.

ald