CIUDAD DE MÉXICO, 12 de abril.- El León ha recompensado de buena forma los diez años que estuvieron lejos de cualquier reflector. En 24  meses, después de lograr el ascenso, los Esmeraldas recuperaron la atención y se convirtieron en uno de los candidatos a ganar el torneo más importante de Sudamérica: la Copa Libertadores. 

"Ahora que estamos clasificados a la segunda fase de la Copa Libertadores, sería magnífico que pudiéramos buscar algo internacional. Todos los equipos soñamos con eso. Nuestro entrenador es sudamericano y sabe cómo se viven este tipo de torneos. Podría ser que nos fuéramos un poquito más por la Copa Libertadores”, aceptó el defensa central Jonny Magallón.

Los sueños de abandonar la división de ascenso fueron sustituidos por la ambición de ser el primer equipo mexicano en ganar el torneo continental, por lo que ratificaron sus ilusiones al vencer al Flamengo en el estadio Maracaná, para avanzar a los octavos de final. 

“El Flamengo salió a atacar y ellos en busca de la victoria, lo bueno es que las cosas nos salieron a favor y conseguimos la clasificación a la siguiente ronda”, agregó Magallón. 

Superado el objetivo de conseguir el título de la Liga MX, el León se preparó para las grandes batallas. Desde su regreso a la Primera División hicieron pocos fichajes, aunque lograron que dos futbolistas con experiencia internacional se adaptaran a la dinámica de los Panzas Verdes. Primero llegó Rafael Márquez, campeón en la Champions League y considerado uno de los mejores futbolistas del medio local, y después se consiguió el pase de Mauro Boselli, avalado por los dos títulos de Copa Libertadores que tiene en su historial.

El siguiente reto del León es el Bolívar, dirigido por el español Xavier Azkargorta. El plantel boliviano fue el equipo que le quitó el invicto en la Copa a los Panzas Verdes al derrotarlo en el estadio Nou Camp, y evitó que los dirigidos por el uruguayo Gustavo Matosas se quedaran con el primer puesto de su grupo. La revancha, como lo considera Jonny Magallón, tiene cita en los octavos de final.

“Nos toca Bolívar y es una revancha. El futbol a veces te da la oportunidad de pagar algunas deudas y debemos de tomar esta eliminatoria con responsabilidad. Debemos hacer dos buenos partidos y buscar estar en la siguiente fase”, agregó el exdefensa de las Chivas.

Sin embargo, el destino del León se definirá en el estadio Nemesio Díez. A pesar de que el objetivo de La Fiera es trascender en la Copa Libertadores, aún tienen la oportunidad de seguir con vida en el torneo local si evitan la derrota en su visita al Toluca. Con 17 puntos, una victoria les permitiría estar en las posiciones de liguilla, pero una derrota los alejaría dramáticamente de la posibilidad de clasificar.

“Creo que el equipo se vio mejor para este partido, tenemos gente que nos está ayudando mucho. Es muy importante el trabajo del preparador físico, y creo que el equipo llega en un buen momento para el domingo. Me parece que estamos bien para jugar, pero Gustavo Matosas será el que decida qué es lo mejor. Estamos preparados y esperamos que ellos decidan”, finalizó Magallón.