RÍO DE JANEIRO, 10 de abril.- Un total de 2 mil 372 policías vigilarán los alrededores del Estadio Maracaná de Río de Janeiro durante el Mundial, que comienza el 12 de junio y tendrá su final en este inmueble el 13 de julio.

Se trata de un 70 % más que los mil 350 que hubo durante la Copa Confederaciones, disputada el año pasado y cuyo título fue conquistado por Brasil en este mismo estadio frente a España.

La seguridad en el interior de los estadios mundialistas será responsabilidad de empresas de vigilancia privada contratadas por la FIFA y que recibirán apoyo de la policía.

La secretaría de Seguridad Pública del estado de Río de Janeiro explicó que se reforzó la seguridad en el Maracaná debido a que se espera un flujo de público superior al de la Copa Confederaciones.

2 mil 372 policías resguardarán el estadio de la final de Brasil 2014.

El organismo se abstuvo de referirse a la posibilidad de que también aumente el número de personas que puedan participar en las manifestaciones convocadas por las organizaciones que critican las elevadas inversiones públicas de Brasil para la preparación del Mundial.

Entre junio y julio del año pasado, en coincidencia con la Copa Confederaciones, millones de brasileños protestaron en cientos de ciudades en demanda de mejores servicios públicos y contra la corrupción.

Algunas de las protestas fueron convocadas para los días de partidos en las seis ciudades que fueron sede de la Copa Confederaciones y llegaron a dificultar el desplazamiento de las personas hacia los estadios.

La secretaría de Seguridad Pública informó igualmente de que 156 policías con dominio de lenguas extranjeras trabajarán en núcleos de atención al turista en las comisarías próximas al estadio Maracaná y a las principales áreas hoteleras.

fdr