CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril.- Cruz Azul encendió el estadio Azul y dio vuelta al global ante los Xolos de Tijuana (1-2) y acompañará al Toluca en la final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

La Máquina aceleró desde el inicio y provocó que desde los dos minutos, cuando los recogebalones apenas se acomodaban sobre las bandas y  las primeras cervezas empezaban a venderse, su rival sufriera un cambio de planes de forma repentina.

Gerardo Flores se escapó por la derecha, trató de asistir con un centro la llegada de Ismael Valadez pero el balón fue desviado por Javier Güémez y, aunque el guardameta Cirilo Saucedo intentó corregirlo sobre la marcha, éste llegó al fondo de la portería para el 1-0.

La sorpresa forzó que los fronterizos jugaran con más reservas que en el juego de ida, dejando como única referencia en el ataque al argentino Darío Benedetto y viéndose orillados a esperar algún contragolpe como respuesta en el arco contrario.

Marco Fabián y Mauro Formica aparecieron más de tres veces como principales repartidores de pases, aunque en espacios largos no encontraron la posición de Valadez y la zaga de Xolos contuvo el peligro.

La posesión e iniciativa celeste permitió ver algunos destellos individuales del ecuatoriano Joao Rojas, quien superó con regates y engaños al veloz Édgar Castillo. Joao, sin embargo, saldría lesionado tiempo después al igual que Luis Amaranto Perea, obligando al técnico Luis Fernando Tena a gastar dos de sus tres cambios en apenas 38 minutos de juego.

Mientras Emanuel Loeschbor y Pablo Barrera encontraban su posición tras ingresar como relevos, Joe Corona tuvo dos oportunidades para marcar el empate: la primera de ellas la atajó Jesús Corona, la otra salió por encima de los tres postes.

Cruz Azul se guardó energías, dejó de correr riesgos y tras el descanso volvió para encontrar el gol de Julio César Domínguez, quien aprovechó un rebote en un tiro de esquina y disparó cruzado frente a Cirilo Saucedo.

Las circunstancias determinaron que Xolos llevara al límite sus recursos para anotar, sin embargo, la presencia de Corona y esa especie de fortuna que tiene a veces el futbol, favoreció a la Máquina en los minutos finales.

El desenlace manchó el partido, sobre todo por los golpes y empujones repartidos entre ambos equipos. Los propios técnicos tuvieron que intervenir, aunque terminaron siendo parte de la gresca.

Al final, el portero José de Jesús Corona fue expulsado y se perderá el primer duelo ante el Toluca.