PRETORIA, Sudáfrica, 8 de abril.- Oscar Pistorius lloró a gritos mientras testificaba el martes en su juicio por asesinato, lo que obligó al tribunal a decretar un receso cuando el corredor con las piernas amputadas describía los momentos tras darse cuenta que había disparado a su novia Reeva Steenkamp por la puerta de un baño de su casa.

Me senté al lado de Reeva y lloré", relató Pistorius, al contar que rompió la puerta del baño para descubrir a su novia herida de muerte. "No sé cuánto tiempo estuve allí".

Pistorius ha dicho que disparó a Steenkamp al confundirla con un intruso encerrado en el baño. El martes fue la primera vez que habla públicamente sobre el incidente del tiroteo, ocurrido en la madrugada del Día de San Valentín del año pasado. La fiscalía señala que la historia de Pistorius es una mentira, y que disparó a propósito a su pareja después de una pelea.

Sentado en el banquillo de testigos, Pistorius lloró fuerte, y obligó a la jueza a decretar un breve receso. El atleta no se paró cuando la jueza se fue, y también empezó a gemir mientras estaba desplomado en el banquillo, con la cabeza escondida entre las manos. Su hermano y hermana se le acercaron en un aparente intento por consolarlo, y luego salió de la sala por una puerta secundaria, todavía llorando.

Cuando la jueza Thokozile Masipa regresó, puso fin a los trabajos del día. Pistorius parecía haberse recuperado y estaba sentado, con la mandíbula tensa, en la silla de los testigos.

Pistorius relataba cómo rompió la puerta del baño después de disparar cuatro veces, para luego encontrar adentro a su novia, una modelo y estrella de reality show en Sudáfrica.

"En ese momento lo único que quería hacer era mirar adentro para ver si era Reeva", expresó Pistorius, con voz temblorosa y empezando a sollozar, antes de romper en llanto.

Pistorius, el primer corredor sin piernas que participa en unos Juegos Olímpicos, está acusado de homicidio premeditado por la muerte de Steenkamp, y encara una condena mínima de 25 años de cárcel.

Poco antes, Pistorius declaró que el sonido de la ventana del baño abriéndose lo convenció de que alguien había entrado a su casa.

"Ese fue el momento que cambió todo", relató.

Pistorius describió lo que según él fueron unos momentos de pánico justo antes de disparar a Steenkamp, y se quitó las prótesis en la sala para mostrar cómo se paró frente a la puerta a la que disparó. La puerta con los huecos de las balas fue colocada en el tribunal para demostrar el tiroteo.

El corredor dijo que escuchó una ventana abriéndose en el baño en la madrugada del 14 de febrero de 2013, lo que le hizo pensar que intrusos habían entrado a su casa. Pistorius buscó su pistola supuestamente para defenderse él y a su pareja, que según Pistorius creía que todavía estaba en la cama.

Pistorius alega que no estaba usando sus prótesis, y que por lo tanto se sentía más vulnerable, cuando disparó a la puerta. En el tribunal, se sentó en una banca de madera y se quitó las prótesis para acercarse a la puerta, mostrando su estatura disminuida.

En la primera parte de su testimonio, Pistorius reconoció que él y Steenkamp en ocasiones tenían problemas, pero afirmó que lograron resolverlos, que estaban enamorados y planeaban pasar la vida juntos.

Pistorius habló de un mensaje de texto que Steenkamp le envió a principios de enero de 2013 en el que decía que a veces le "asustaba". La fiscalía presentó el mensaje previamente durante el juicio como muestra de la conducta amenazante del atleta que compitió en Londres 2012.

Pistorius dijo que la pareja había tenido un desacuerdo en una actividad social ese día y que él "quizá fue insensible, inseguro o celoso". Pistorius relató que se disculpó con Steenkamp y le envió un mensaje en el que decía: "Quiero hablar contigo. Quiero resolver esto. Me disculpo por las cosas que dije sin pensar".

Señora, creo que fue un mal día en nuestra relación", dijo Pistorius, dirigiéndose a la jueza quien estará encargada de elaborar un veredicto en el juicio que comenzó el mes pasado.

El abogado defensor, Barry Roux, preguntó a Pistorius si la insatisfacción en su relación había pasado y él respondió que sí.

El acusado fue conducido por las preguntas de Roux en un intento de contradecir las acusaciones de que el atleta es una persona temeraria e imprudente, que tiene obsesión por las armas de fuego y es propenso a los ataques de ira.

ald