CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.- Realizar actividades físicas de 10:00 a 16:00 horas no debería permitirse en la temporada de calor, a consideración de la Fundación Mexicana para la Dermatología, ya que es cuando existen más riesgos para la salud. Sin embargo, recomendaciones de ese tipo no suelen ser consideradas por organismos como la Federación Mexicana de Futbol.

Sin nubes que mengüen el impacto de los rayos solares, con una sensación térmica que ha alcanzado los 34 grados centígrados, como sucedió en el juego Pumas-Monterrey del 23 de marzo, e índices ultravioleta (UV) mayores a 10, considerados como “muy altos” y “extremadamente altos” por la Organización Mundial de la Salud es  con lo que han tenido que lidiar los jugadores y aficionados del equipo universitario, Toluca y Puebla, clubes que disputan sus juegos como locales al mediodía.

Laura Juárez Navarrete, presidenta de la citada fundación, menciona que “es alarmante que se jueguen partidos al mediodía. Es malo para las personas que asisten como para los jugadores. Estar más de 20 minutos bajo el sol sin protección puede originar quemaduras y eso trae consecuencias a futuro”.

Debido a la altitud de la Ciudad de México, Puebla y Toluca, (2160, 2420 y 2670  metros sobre el nivel del mar, respectivamente), los efectos de la radiación se resienten aún más, pero  curiosamente las tres sedes más elevadas, en las que menos se recomienda, son las únicas en  la Liga MX que programa partidos a 12:00 horas.

“Entre más altitud hay, existe una mayor incidencia de la radiación solar. Cada vez es más alto el índice de radiación y nuestra recomendación es que no se realizaran, pero creo que me pondría en contra de medio mundo”, comenta Juárez Navarrete.

Quejas que no sirven

Durante el torneo Clausura han sido constantes las críticas al horario de juego de los Pumas, aunque el único logro de los quejosos fue que los juegos en CU se detuvieran durante tres minutos, uno en cada tiempo, para que los jugadores se rehidrataran. Tomás Boy, estratega del Atlas, consideró que era “suicida” jugar con mucho calor, mientras que Enrique Meza, timonel del Pachuca, inició la campaña para que se hicieran pausas durante los encuentros.

Sin embargo, las críticas se repiten cada semestre, especialmente en los torneos que se juegan de enero a mayo, sin que haya una reacción. El club universitario nunca ha dado a conocer oficialmente porqué.

Conscientes de que nada pueden hacer y que la decisión está más allá de sus posibilidades, el cuerpo médico del club ha tomado sus medidas.

“(Previo al juego) le recomendamos a los jugadores que se hidraten, que eviten exponerse en demasía al sol. Durante el partido hay que tomar líquidos y lo importante es estarlos reponiendo para que no se deshidrate y no tenga problemas”, explica Roberto Rodríguez Nava, doctor de los Pumas.

Otra de las recomendaciones de Rodríguez Nava es que los jugadores y afición utilicen bloqueadores con un factor de protección solar (FPS) de 60, como mínimo. “Lo hacen casi todos”.

Si bien existe la idea de que los elementos felinos están adaptados al clima, y por lo tanto tienen un mejor rendimiento que sus oponentes, el médico detalla que no es así: “El calor afecta a todos por igual, locales, visitantes, público... todos”.

 

Hubo niveles altos de radiación

El domingo pasado, mientras se llevó a cabo el juego entre Pumas y Jaguares en el Estadio Olímpico de CU, la radiación solar en la Ciudad de México alcanzó sus máximos niveles. Entre las 12:30 y las 14:50 horas se registraron hasta 14 puntos del índice de rayos UV, catalogados como “extremadamente altos”, según reportó el Sistema de Monitoreo Atmosférico del Gobierno del DF.

Las horas previas y posteriores no fueron las mejores, pues los rangos detectados estuvieron en la categoría de exposición “muy mala”, en la que se recomienda a la población evitar estar a la intemperie, incluso aunque haya nubes ya que la radiación las atraviesa y puede causar daños a la piel.

Según el reporte, la contaminación en la zona sur no fue un problema durante el día, ya que tóxicos como el ozono, partículas suspendidas, bióxido de nitrógeno, bióxido de azufre, monóxido de carbono, se mantuvieron en bajos niveles de concentración. 

Conforme a las previsiones climáticas para la ciudad en las próximas semanas la radiación solar aumentará, así como la temperatura, por lo que la gente tendrá que evitar realizar actividad física al aire libre entre las 11 de la mañana y las 15 horas.

Sobre el riesgo de golpe de calor, en especial a quienes realizan ejercicio, la Secretaría de Salud del DF ha recomendado una constante hidratación para evitar que el cuerpo eleve intempestivamente su temperatura.

Asimismo, las autoridades señalan que hay que estar alerta, pues hay gente que con 15 minutos de exposición puede alcanzar hasta los 40 grados de temperatura, la cual se acompaña de síntomas como palpitaciones, dolor de cabeza, aumento en la presión arterial, mareo, vértigo, nausea o vómito que desaparecen al enfriarse.

                        - Cintya Contreras