CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.- El Toluca recibe la visita del Alajuelense costarricense, con todo a favor para clasificarse a la final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Tras imponerse la semana pasada por 1-0 en el encuentro de ida de la semifinal, los Diablos Rojos afrontan un escenario favorable para asegurar su boleto a la final del torneo, cuyo campeón participará en el Mundial de Clubes.

Con una alineación ofensiva, el cuadro dirigido por el paraguayo José Saturnino Cardozo saldrá en pos de aprovechar la condición de local en el estadio Nemesio Díez, situado a unos dos mil 600 metros de altura respecto del nivel del mar.

"Si jugamos con todo nuestro potencial el resultado puede ser totalmente diferente y la propuesta puede ser distinta también. Esperamos llegar con el plantel al cien por ciento, jugamos de local y debemos ganar el partido, ser protagonistas todo el juego”, aseguró el estratega de los escarlatas.

En la ida, el Toluca ganó con un gol del paraguayo Paulo Da Silva y un planteamiento poco arriesgado, que le permitió a los  visitantes mantener la ventaja.

El pasado viernes, en el torneo Clausura 2014, los Diablos  perdieron por 3-1 ante los Xolos de Tijuana, pero se mantuvieron en el segundo lugar de la clasificación, mientras el Alajuelense superó al Uruguay en su  más reciente aparición en la liga tica y siguió en el tercer puesto.

Óscar Ramírez, entrenador del Alajuelense, podrá contar con el guardameta Patrick Pemberton, quien no jugó la ida por estar suspendido.

El ganador de la serie se enfrentará en la final al vencedor entre Cruz Azul y Tijuana (a disputarse mañana miércoles), llave que por ahora favorece 1-0 al conjunto fronterizo, que ganó el encuentro de ida como local.

“El objetivo es llegar a la final y pelearla”, recalcó Cardozo, enfocado en conseguir la victoria para cumplir una de sus metas.